Un nuevo competidor global en el negocio de las margarinas de mesa ha entrado a Ecuador y ha puesto una de sus marcas internacionales en las perchas de los autoservicios nacionales.

La multinacional Upfield, que vende productos en más de 95 países, introdujo en Ecuador la marca Rama, cuyo origen es alemán y tienen una historia que data desde 1924.

Upfield, transnacional con oficinas centrales en Ámsterdam, adquirió Rama a Unilever, firma que ya vendía esa marca en Colombia. Las marcas Bonella y Dorina, que Unilever elaboraba en Ecuador, también pasaron a manos de Upfield.

Unilever Andina de Ecuador se desprendió de esta línea de margarinas en el 2017.

Publicidad

Con el negocio a su cargo, Upfield comenzó a incorporar en los envases de las margarinas su sello. Así, por ejemplo, en los empaques de Bonella aparece ahora la frase “Bonella por Rama”.

Uno de los últimos movimientos de la multinacional ha sido trasladar la producción de Bonella y Dorina a una planta de Cali, Colombia. Parte de esa producción ya se expende este año en el mercado nacional.

El alto precio del aceite crudo de palma impacta en producción de comestibles y artículos de limpieza

Hasta el año pasado aún se conseguía el producto de Bonella y Dorina que era elaborado por Unilever Andina en su planta de Guayaquil. Bonella es una marca que en Ecuador tiene presencia desde 1982.

Este Diario consultó a Unilever sobre estos cambios y el destino de la línea de producción que manejaba en Guayaquil, pero declinó hacer comentarios sobre este negocio aludiendo que Upfield ahora tenía las marcas. La semana pasada se consultó a Upfield de este movimiento de la producción, pero no hubo respuesta.

Upfield, el nuevo dueño de Bonella y Dorina, introdujo a Ecuador su marca global Rama. Jorge Villón

La presencia de un competidor fuerte que maneja un know how amplio del negocio y con diversas marcas supone un duro reto para la industria local, según se refiere en el sector.

Actualmente, fábricas como La Fabril y Danec tienen varias marcas que compiten en el negocio de las margarinas en diversos empaques.

Publicidad

El consumo per cápita de margarina en América Latina es importante. Brasil tiene un consumo por habitante de 2.200 gramos por año, Ecuador demanda unos 770 gramos, Colombia requiere 442 gramos y México consume 230 gramos por habitante.

Esta categoría se ha diversificado en los últimos años con margarinas que incorporan vitaminas, omega y formatos con 25% o 35% menos grasas. Los fabricantes se han esforzado en transmitir el concepto de que la margarina tiene origen vegetal a diferencia de la mantequilla. (I)