Los lentes que costaban $ 210 subían a $ 240 si se pagaban con tarjeta de crédito, igual pasa con útiles o comida. Varios consumidores han detectado un comportamiento irregular en ciertos negocios que ponen un valor si se paga en efectivo, pero el precio es más caro especialmente cuando se intenta pagar con tarjeta de crédito.

Hace unos días Iván salió de compras a un centro comercial del norte de Guayaquil y en una óptica compró unos lentes, cuyo valor con impuesto al valor agregado (IVA) incluido era de $ 210. Sin embargo, al momento de pagarlo con su tarjeta de crédito le indicaron que con tarjeta era otro el valor: $ 240. Entonces, le explicaron que cobraban más por el valor que ellos pagaban a la tarjeta.

Le pasó algo parecido cuando fue a un restaurante y le dijeron que si pagaba en efectivo un chaulafán y una bebida costaba $ 8, pero si pagaba con tarjeta subía el 15 % del IVA.

Publicidad

Otros consumidores reportan que en algunos establecimientos dicen un valor en efectivo y otro con tarjeta, aduciendo que eso cobra el banco. Así, una compradora cuenta que para ella es menos atractivo comprar con tarjeta porque más de una vez le ha sucedido que cuando va a comprar un producto que está en oferta, le advierten que no se aplica la oferta si paga con tarjeta.

Los consumidores deben conocer que, por un lado, está prohibido recargar el costo de uso de tarjeta a los consumidores. Pero, además, estos valores que se quieren recargar no son equivalentes a lo que cuesta usar la tarjeta de crédito, pues lo que los locales comerciales pagan por el uso de las tarjetas está entre 2 % y 4,02 %, dependiendo de si se usa una tarjeta de débito o de crédito, respectivamente.

Los costos que se quieren cobrar son mucho mayores y más bien se aproximan al valor del IVA (15 %). En el primer caso de la compra de lentes, sería equivalente a un 14,2 %.

Publicidad

Sobre el tema, Alberto Acosta Burneo, editor de la publicación Análisis Semanal, explica que no ha habido ningún cambio en la normativa de tarjetas de crédito, como para que estos vendedores atribuyan el incremento al uso de tarjeta. Y que es probable que existan unos pocos establecimientos que quieren evitar el pago del IVA (15 %) al recibir pagos en efectivo. Es decir, no emiten factura. Sin embargo, si la compra se realiza con tarjeta de crédito están obligados a facturar y a pagar el 15 % de IVA.

Efectivamente, en el Libro III de la Junta de Política y Regulación Financiera se establecen las comisiones que se deben cobrar por servicios a establecimientos comerciales por consumos pagados con tarjetas de crédito y débito.

Publicidad

La tabla es así:

  • Consumos tarjeta de crédito, crédito corriente y rotativo 4,02 %.
  • Consumos tarjeta de crédito (salud y afines) créditos y corriente/rotativo 4,02 %.
  • Consumos tarjeta de crédito (educación) créditos corriente y rotativo 4,02 %.
  • Consumos tarjeta de débito/prepago 2 %.

Adicionalmente, la Junta establece que a estos cargos se le agregará el valor que corresponda por concepto del IVA, es decir, el 15 %. Además, está prohibido transferir los cargos a los tarjetahabientes o usuarios de tarjetas de crédito o débito y prepago.

El Servicio de Rentas Internas (SRI) también indica a los consumidores que si realizan compras con tarjeta de crédito o débito, deben verificar que su comprobante de venta y voucher tengan los valores exactos de lo que compró. Y que pueden denunciar las malas prácticas tributarias en la institución: http://sri.gob.ec.

A la cuenta del SRI en redes sociales también llegaron quejas de establecimientos que cobran un valor en efectivo y otro con tarjeta o que la comisión de la tarjeta la facturan como “varios”. (I)

Publicidad