Que todos los días no se viaja a un Mundial y que tampoco hay la oportunidad para sacar un vehículo. En ese dilema se encuentra Marcos, quien ya hace cálculos con las utilidades que espera recibir hasta el 15 de abril.

Esa es la fecha límite que tienen las empresas para cancelar a sus trabajadores las ganancias generadas en el ejercicio fiscal del 2021.

Marcos cuantifica un aproximado y afirma que para ir al Mundial Qatar 2022 le alcanza, y a la vez sería casi la mitad de lo que necesita para adquirir el vehículo que tanto desea.

Ecuador clasificó: ¿Ya está entre sus planes viajar al Mundial Qatar 2022? Estos son los costos de los paquetes más baratos y más caros

Mientras Marcos continúa en esa disyuntiva, hay quienes tienen claro en qué van a usar ese ingreso. Unos para pagar préstamos y otros para adquirir una vivienda.

Publicidad

Una trabajadora de la industria acuícola aspira a recibir unos $ 10.000 de utilidades. Ese es el promedio que ha dado la compañía para la que labora durante los últimos años.

“Mi idea es comprar una casa en la vía a la costa. Se la reserva con $ 3.000, pero yo quiero dar $ 10.000. Quiero abonar lo que más pueda y que el crédito me salga por menos. Y así pago menos interés”, comenta.

La trabajadora, de 38 años, se casa en 2023 y para esa fecha ya se visualiza en una casa propia.

Uno de los sueños más importantes del ecuatoriano es comprarse una casa, pero ¿realmente es una buena inversión?

Según el Ministerio del Trabajo, en 2021 hubo 1′528.954 personas que recibieron utilidades al periodo del 2020. De estas, 1′057.340 son hombres y 471.614 mujeres.

Publicidad

La mayoría son trabajadores a tiempo completo, 1′469.535, y le siguen 59.419 a tiempo parcial. Además, existen 27.986 personas con discapacidad que recibieron utilidades en ese año.

De acuerdo con el artículo 97 del Código del Trabajo, el empleador o empresa debe cancelar el 15 % de las utilidades líquidas a sus trabajadores. Y se divide de la siguiente manera: el 10 % para los colaboradores de la compañía, sin considerar las remuneraciones recibidas por cada uno de ellos durante el año correspondiente al reparto.

Y el 5 % restante es entregado a los trabajadores en proporción a sus cargas familiares, entendiéndose por estas al cónyuge o conviviente en unión de hecho, los hijos menores de 18 años y los hijos con discapacidades de cualquier edad.

En un contexto en que los impactos de la pandemia se han minimizado, de acuerdo con expertos, las prioridades cambian. Las percibidas en 2021 fueron ahorradas o usadas en salud. Ahora, es el momento de ponerse al día con las deudas, dice el analista económico Jorge Calderón.

Publicidad

¿Cuáles son los problemas que le quitan el sueño al ecuatoriano?

Considera que lo más adecuado es cancelar los pendientes y no dejar que se acumule esa deuda. “Hay que cancelar deudas de tarjetas de crédito para aliviar los flujos financieros en todo el año”, apunta.

Y así lo hará una trabajadora en una industria cementera. Ella tiene un préstamo hipotecario y abonar a esa deuda sería “un gran alivio”.

Como segunda alternativa, Calderón aconseja adquirir una vivienda o un vehículo, en caso de necesitarlo. Asegura que si la cantidad es superior a los $ 10.000, es recomendable.

Con esto concuerda la gerenta de la Consultora Soluinteg, Claudia Garzón, quien sugiere llevar una planificación financiera antes de decidir en qué usar esos recursos.

Publicidad

Nuevo sueldo en Ecuador: ¿qué harán con alza salarial de $ 25 los trabajadores y empresas?

“Siempre es importante contar con una planificación financiera, las utilidades deben utilizarse para inversiones a corto plazo o ahorrar para la compra de activos que permitan el ahorro a largo plazo”, asegura.

La distribución de estos recursos, para Karina Díaz, experta en educación financiera de Fundación Crisfe, debe basarse en cuatro aspectos:

  • 10 % para el consumo.
  • 30 % destinado a crear un fondo de ahorro por posible disminución o pérdida de ingresos.
  • 30 % hacia el pago de deudas o cumplimiento de metas.
  • 30 % para aprovechar oportunidades de inversión.

“Las utilidades son recursos para cumplir metas, disminuir las deudas, invertir, cuidar y mejorar sus finanzas. Por ello, para aquellas personas que recibirán este ingreso extra, es indispensable repensar sobre la administración adecuada de estos recursos”, señala Díaz.

En uno de esos porcentajes para Calderón es importante que se considere un rubro para el consumo del combustible. Esto, porque el precio de la gasolina súper ha ido incrementándose, superando la barrera de los $ 4 y hay quienes se mantienen con este combustible y no han migrado a la ecopaís o extra.

Gasolina súper, un combustible que solo podrá pagar la clase pudiente en Ecuador

“Se puede generar un fondo de ahorro para el consumo del combustible”, apunta.

¿Es correcto destinar las utilidades en entretenimiento?

De acuerdo con los expertos, dependerá de la situación económica de cada persona. Puede viajar, irse al Mundial Qatar 2022, comprar entradas para conciertos, entre otros gustos. Pero siempre con una planificación, porque la idea es no generar más deudas.

“Probablemente habrá aficionados al fútbol, pero no es lo idóneo”, dice Calderón.

Ecuatorianos destinan ahorros no solo a deudas, sino también a su seguridad

Y antes de tomar una decisión equivocada, Díaz recomienda contestar las siguientes preguntas: Si en este momento cambia mi situación financiera, ¿tengo los recursos económicos suficientes para vivir al menos tres meses manteniendo el mismo estilo de vida? ¿Tengo compromisos financieros que me cuesta cumplirlos o no los puedo cumplir? ¿Siento incertidumbre por el futuro, cuando me retire y deba vivir del fondo de jubilación? ¿Algunas metas financieras están pendientes de cumplir?

“Con este autodiagnóstico se podrá decidir de una mejor manera el uso de las utilidades, priorizando el cuidado de su salud financiera, es decir, cumplir con un círculo virtuoso de ahorro, control de gastos, cancelación de compromisos financieros y planes de inversión para alcanzar esas metas pendientes, darse ese gustito que estaba en pausa y proyectar las finanzas a largo plazo”, expresa la experta en finanzas. (I)