La tarjeta de crédito puede ser una herramienta útil en muchas situaciones. “Si bien las tarjetas son atractivas por sus beneficios y las innovaciones para mejorar la experiencia de los usuarios, podrían generar una sensación de liquidez permanente, al no tener el contacto físico con el dinero”, explica Elizabeth Arellano, ejecutiva del Programa de Educación Financiera de Produbanco.

Sin embargo, si no la manejamos adecuadamente se puede convertir en un dolor de cabeza, aún mayor cuando tenemos varias. Es importante tener siempre en cuenta los intereses asociados que nos cobran las entidades antes de contratarlas y por otro lado, los expertos apuntan que estas tarjetas no son recomendables en algunas operaciones bancarias.

Trate de utilizar una tarjeta y tener otra de respaldo, pero sin deudas, para que no se convierta en una deuda impagable.

Publicidad

Errores al usar las tarjetas de crédito

1. Nunca la compra del supermercado ni los gastos del día a día. Recuerde lo elevado de los intereses bancarios. Los expertos recomiendan no financiar los gastos recurrentes del día a día y no abusar del crédito de las tarjetas. El primer error es hacer la compra de los alimentos y otros productos del supermercado con su tarjeta de crédito, y un error mayor es elegir el pago en diferido. Solo profundizará la deuda de su tarjeta.

2. Ignorar los descuentos de la tarjeta. Algunas tarjetas incluyen bonificaciones y descuentos en compras muy atractivos, que se aplican incluso si se paga a fin de mes sin intereses. O al hacer una compra grande aprovechar los pagos en diferido, ya sea a 3 o 6 meses sin intereses.

3. No guardar todos los comprobantes de pago. Si no lo hace, retome esta buena práctica para llevar el control de las cuentas. Ayuda a tener pruebas reales de lo reflejado en el estado de cuenta. “Tener los comprobantes nos permite hacer un análisis de la situación, revisar gasto por gasto, centavo por centavo. Hacer uso de las nuevas herramientas que ofrecen los bancos para hacer comparativa de los egresos que realizan en comparación a meses anteriores”, comenta el decano y docente de Finanzas de la Universidad del Río, Francisco Parodi.

Publicidad

4. No haga grandes gastos solo para recibir beneficios. Un consejo útil para comprar con tarjeta, que a la larga significa que se endeudará, es pensar en la vida útil de aquello que va a comprar. Para ello resulta apropiado definir si la compra me darña felicidad meomentánea o realmente la necesito.

5. Pagar tarde. Recuerde que la entidad que maneja la tarjeta le cobrará una comisión por el monto impago, lo que aumenta el valor de su deuda para el siguiente mes si el titular de la tarjeta se atrasa con el pago de la cuota mensual en la fecha programada. Es importante revisar el estado de cuenta, ahora las tarjetas se lo envían virtual; ahí se detalla cuánto subiría su deuda si paga el mínimo, o qué tan larga en el tiempo se vuelve la deuda.

Publicidad

6. No planificar los gastos futuros. No todo en la vida es ahorrar, porque a veces debemos gastar para adquirir cualquier bien anhelado, por ello, una vez que se han identificado los patrones de consumo, lo más recomendable es definir un presupuesto personal y familiar y respetarlo. Ahí lo ideal es definir en el presupuesto esa gran compra, que puede ser un televisor o electrodoméstico nuevo, lo que implica que el pago se puede hacer hasta en unos 24 meses, o de acuerdo a la capacidad de pago del dueño de la tarjeta.

7. Usar los ahorros o fondos de emergencia. La pandemia de coronavirus nos enseñó que es mportantísimo contar con un fondo de ahorros, una cuenta específica para emergencias, pero evite usar la tarjeta de crédito asociada a esa cuenta. (I)