La mañana de este miércoles 8 de diciembre, el presidente Guillermo Lasso y otras autoridades del Ejecutivo se reunieron con el ministro delegado de Comercio Exterior y Atractivo de Francia, Franck Riester, y empresarios de ese país para analizar las posibilidades de inversión en Ecuador.

El ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Julio José Prado, manifestó que las autoridades y los inversionistas franceses están dispuestos a ampliar las inversiones en Ecuador, principalmente, con empresas relacionadas a energía renovable, eólica, fotovoltaica y solar.

Además de las visitas de bancos de inversión y privados franceses, y empresas de logística, transporte, tecnología ferroviaria, dijo Prado, al hacer referencia a las obras del Metro de Quito y aerovías que se construyen en otras partes del país.

También se acordó cooperación técnica en pesca sostenible por la “tarjeta amarilla” impuesta a Ecuador hace dos años y que perjudica las exportaciones; y el desarrollo en industrias creativas y de gastronomía.

Publicidad

Respecto al acuerdo comercial con la Unión Europea (UE), Ecuador quiere aprovechar la presidencia pro tempore de Francia para ampliar importaciones y exportaciones de ese país.

Lasso informó que el Gobierno creó la Secretaría de Alianzas Público Privadas, que tendrá como objetivo principal el enlace de inversionistas locales e internacionales, y dijo que hay sectores en Ecuador que son “paraísos de oportunidades” para energías no renovables.

El mandatario habló sobre la inversión de una empresa francesa en autos eléctricos y agregó que se busca “abrir la provisión de energía eléctrica al sector privado también”. Recordó que el portafolio de proyectos de inversiones es de $30.000 millones.

En tanto, Riester señaló que hay muchos retos en temas de calentamiento global y preservación del medio ambiente, que busca reforzar los vínculos empresariales y la optimización del acuerdo de libre comercio entre la UE y Ecuador.

La economía azul y la preservación de los recursos marinos, y la economía sostenible también son temas de interés para los franceses, indicó Riester. (I)