Tame no logró negociar toda su flotilla de aviones que había sacado a la venta. La empresa en liquidación solo pudo vender un Kodiak (con matrícula HC-CPE) y parte del equipo aéreo como un motor de avión.

El único Kodiak vendido, de los dos que tenía Tame para servir a las comunidades de la Amazonía, se adjudicó a la empresa Nirsa, una de las principales industrias atuneras del país.

Parte de bienes y equipamiento aéreo se vendió a otras dos empresas durante el proceso.

Roberto Córdova, liquidador de Tame, señaló que por los bienes vendidos se logró recaudar 1,17 millones de dólares.

Publicidad

El otro Kodiak, los tres Embraer y tres ATR que están en la capital no pudieron adjudicarse en este proceso.

El liquidador de Tame dijo que se está a la espera de lo que se podría hacer con los aviones que no se negociaron.

Los tiempos quedan cortos para un nuevo proceso de venta frente al plazo fijado para la liquidación, que concluye en abril.

Se podría hacer una retasa para bajar el precio de los bienes, pero solo la retasa puede tomar un mes y la liquidación debe terminar el 23 de abril, explicó Córdova.

Las opciones se revisan con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas.

Tame invita a concurso para la venta de sus aviones, equipos y repuestos

Tame ya venía arrastrando una importante deuda por malas gestiones y rutas no rentables. El Gobierno decidió en mayo del 2020 liquidarla en medio de la pandemia, que complicó a las empresas aéreas.

Publicidad

Petroecuador es uno de los acreedores importantes de Tame, de allí que no descarta la posibilidad de que esta entidad se quede con los aviones no vendidos como cruce de la deuda que mantiene. A las empresas públicas se les debe 260 millones de dólares.

La petrolera que entregaba combustible a Tame ya ha revisado los aviones, pero no ha emitido un pronunciamiento.

Pablo Galindo, subsecretario de Transporte, indicó que se está analizando lo que se hará con los bienes de Tame que no se han logrado vender. “El proceso recién se acabó la semana pasada, estamos trabajando en los siguientes pasos y acciones que se deberán tomar respecto a los activos que no se han vendido”, dijo.

La valoración de los bienes que salieron a la venta bordeaba los 24,95 millones de dólares.

De $ 12 millones a $ 19 millones se propone por aviones de Tame

¿Qué se hará con lo recaudado en la subasta?

Los 1,17 millones de dólares que se lograron recaudar por la venta del Kodiak y repuestos ya tienen un fin: serán usados para pago de remuneraciones pendientes a los trabajadores y gastos básicos.

El liquidador de Tame sostuvo que ese monto recaudado en la subasta “no alcanza para más”.

Esto quiere decir que las personas que compraron boletos y que no pudieron usarlos por el cierre de la aerolínea deberán seguir esperando para poder recuperar los reembolsos.

Córdova aseveró que en el orden de prelación primero se deben pagar remuneraciones a los empleados, acreedores de empresas públicas y reembolsos por boletos.

Pero los activos que tiene Tame no logran cubrir todas sus acreencias.

Con ello, el Estado deberá buscar un presupuesto y una partida para poder responder a las personas que esperan sus reembolsos.

En las últimas semanas las personas que tienen reclamos pendientes han enviado documentos a Tame para recibir un certificado como acreedores.

Hilda Cajas, vocera de las personas perjudicadas, indicó que la empresa ha indicado que esos certificados son como una garantía para los reembolsos una vez que Tame obtenga los recursos.

Según Cajas, solo en dos grupos de WhatsApp que ellos manejan hay más de 1.000 personas que compraron boletos y que no pudieron viajar. (I)