El mercado de la televisión pagada está en un franco decrecimiento en Ecuador. Los números no son alentadores: mientras en 2015 la penetración de la TV por suscripción ascendía a 31,55 %, en 2021 ha disminuido a 15,54 %, es decir, a prácticamente la mitad. Si no se toman medidas, la curva seguiría de manera descendente hasta un 14,30 % de penetración en 2023, y al 2025 podría colocarse en un 12,20 %.

Así lo explicaron este miércoles, 15 de junio de 2022, varios expertos en el tema de televisión pagada, quienes hicieron un análisis de hacia dónde va este mercado en el Ecuador, organizado por la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones (Asetel).

Patricia Falconí, directora ejecutiva de Asetel, explica que entre 2011 y 2015 la televisión pagada tuvo un repunte, pero luego su participación en el mercado registró un descenso. La ejecutiva señala los motivos para este comportamiento en el mercado, que se ha ido desinflando, pese a los esfuerzos de los operadores por realizar innovaciones y mejoras, dice. La pérdida de suscriptores también es una muestra de la crítica situación: mientras en 2019 había 1′236.450 suscriptores, al cuarto trimestre del 2021 la cifra se ha reducido a 716.120, es decir, una reducción de 520.331 suscriptores.

Los problemas básicamente son dos: por un lado los altos impuestos que se aplican a este servicio y, por otro, la creciente ola de servicios en la nube y piratas que representan una competencia desigual.

Publicidad

Falconí explica que actualmente la televisión pagada tiene un impuesto del 15 % del ICE y el 12 % del IVA. La carga impositiva para este servicio es del 28 % en realidad, pues el ICE se cobra al precio incluido el IVA, indica.

De acuerdo con los datos de Asetel, Ecuador es el país de la región en donde más ha disminuido la penetración del servicio, con un porcentaje muy por debajo del promedio de la región. Por ejemplo, en Colombia llega al 46 %, en México al 60 %, Perú 36 %, mientras que Ecuador como ya se indicó está en alrededor del 15 %.

Esta situación además de afectar a los usuarios y la industria perjudica al Estado, debido a que se disminuye la recaudación de impuestos en favor del fisco. Los impuestos han tenido una reducción. Pasó de un promedio anual de $ 60 millones en 2017 a $ 43 millones en 2021, según el Servicio de Rentas Internas (SRI).

La televisión pagada es un servicio con varios actores en Ecuador, entre los cuales se cuentan a TVCable, DirecTV, Claro, CNT y otros cableoperadores que se manejan a nivel provincial. Todos ellos trabajan bajo condiciones legales pagando impuestos y siguiendo los trámites necesarios para obtener sus títulos habilitantes. Los actores legales, que son controlados por la Agencia de Regulación y Control de Telecomunicaciones (Arcotel), pueden brindar el servicio a través de cable físico o satelital y transmiten contenido internacional.

Publicidad

Sin embargo, su competencia son piratas que toman sin permiso las señales genuinas, sin pagar los derechos, y ofrecen servicios de bajo precio. El fenómeno no es exclusivo de Ecuador sino de todos los países de la región. De lo que se conoce, en Ecuador, un servicio legal de televisión brinda un acceso a 150 canales por un determinado precio, pero los piratas pueden llegar a ofrecer un paquete de 800 canales por $ 3 o $ 4. Falconí comenta que en Ecuador hay un 27 % de personas que utilizan servicios piratas.

En este sentido, Falconí indica que su gremio propone como solución la eliminación del ICE para la televisión pagada y un combate coordinado entre autoridades (Arcotel, Policía y Fiscalía) y con ayuda de la empresa privada en contra de la piratería.

Entre tanto, también hay empresas denominadas OTT (over the top) que también representan una competencia desigual, pues si bien pagan IVA, no pagan por el ICE. En este sentido, dice Falconí que las empresas de TV pagada piden ser tratadas en las mismas condiciones.

Otro tema que Asetel considera debe ser analizado por las autoridades es la carga regulatoria que tienen. Sin embargo, Falconí señala que sobre este tema ya se ha empezado a depurar la normativa y ha habido una mejora en la calidad regulatoria.

El evento contó también con la presencia de expertos como Maryleana Méndez, secretaria general de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET); Vicente Sánchez, presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Cableoperadores del Ecuador (Asocope), y Roberto Aspiazu, asesor del sector de telecomunicaciones. (I)