A través de la donación de alimentos y productos, tres empresas han cumplido con sus iniciativas de responsabilidad social. En estos días Vita Alimentos, Pedidos Ya y Green Life hicieron una evaluación sobre sus iniciativas en este sentido y anunciaron resultados.

Por ejemplo, Vita Alimentos anunció que durante 2023 donó más de 850.000 raciones en productos lácteos y avena en beneficio de distintas causas sociales. De esta manera contribuyó a la nutrición infantil y a la alimentación de miles de personas en situación de vulnerabilidad, en línea con su compromiso de contribuir a la alimentación y bienestar de la población. Las donaciones se canalizaron a través de más de 100 organizaciones, entre públicas y fundaciones privadas, con el objetivo de aportar a su gestión y llegar de manera más efectiva y oportuna a los beneficiarios finales.

Andrés Bolek, gerente de Comunicación Corporativa de Vita Alimentos, comentó que la empresa destina cada año una cantidad importante de productos para apoyar a quienes más lo necesitan, considerando que la leche es un alimento de alto valor nutricional al contener proteínas, vitaminas y nutrientes que son claves en el desarrollo de las personas, principalmente de quienes están en etapa de crecimiento”.

Publicidad

Aseguró que paralelamente sus colaboradores han adoptado esta cultura corporativa donando 1.600 litros de leche, correspondientes a sus propias raciones, en favor de los damnificados de diferentes desastres naturales e inundaciones ocurridos en 2023. A esta cantidad, se sumaron otros 1.600 litros de leche por parte de la empresa, alcanzando una donación total de más de 3.200 litros de leche a las familias afectadas.

Entre tanto, PedidosYa, la plataforma de delivery que funciona en Latinoamérica, impulsa en seis ciudades del país un sistema de donaciones de alimentos y productos perecibles y no perecibles para apoyar a organizaciones sociales que luchan contra el hambre.

PedidosYa ha entregado donaciones en varias provincias del país Foto: PedidosYa

En Quito, Guayaquil, Ambato, Riobamba, Ibarra y Machala esta iniciativa entrega donaciones a personas en situación de vulnerabilidad a través de la Fundación Cáritas desde 2021, mientras que en Cuenca las donaciones se canalizan a través del Consejo Gubernativo de los Bienes Arquidiocesano, y en Santo Domingo a través de la Fundación Jerameel desde el año 2022.

Publicidad

De esta manera, más de 40.000 personas se han beneficiado de la entrega de estas donaciones, entre las cuales se encuentran, además de perecibles, también productos no perecibles como insumos de limpieza, productos de cuidado personal, alimentos enlatados, entre otros.

Finalmente, la marca ecuatoriana Green Life benefició a 40 adolescentes del centro terapéutico San Juan Pablo II, con la donación de productos para el cuidado de su salud. Los menores, cuyas edades fluctúan entre los 12 y 17 años reciben actualmente tratamiento de adicciones en esta comunidad, por lo que la entrega realizada será de gran aporte para el refuerzo de su organismo.

Publicidad

Entre los productos donados estuvieron Inmuplus C y Propóleo + Equinácea, ideales para el fortalecimiento del sistema inmune; NeuroLife, que ayuda a mejorar las condiciones mentales y la función psicológica, así como a disminuir el cansancio y la fatiga; AnsioLife, para la falta de sueño; y Abejalin, un jarabe expectorante y antitusígeno natural. Eleané Mc Mahan, gerente de Marketing de Green Life, señala que esta iniciativa tiene como único fin impactar positivamente la vida de los beneficiarios y sus familias, invitándolos a “vivir bien naturalmente”.

Por su parte, Urano Hurtado Fernández, administrador del centro para jóvenes, explica que el tratamiento que reciben los adolescentes es integral, por lo que los productos de Green Life serán una gran contribución para complementar el trabajo que realizan en áreas como nutrición y salud mental. Esta compañía trabaja en línea con su visión de ser referente en la industria de la suplementación en Ecuador y la región. Green Life cuenta con las certificaciones HACCP (análisis de peligros y puntos de control críticos), BPM (Buenas Prácticas de Manufactura), Fairtrade (Comercio Justo), y Carbono Neutro.