Guayaquil se convirtió en la primera ciudad en Ecuador en contar con una electrolinera Terpel Voltex, una estación de carga rápida masiva de 440 voltios.

Se trata de una iniciativa privada que nació por una alianza estratégica entre Terpel y Kia Motors y que fue inaugurada este jueves dentro de la estación de servicio ubicada entre las avenidas de las Américas y Juan Tanca Marengo, en el norte.

En el lugar, los directivos de ambas empresas realizaron la primera carga de un vehículo eléctrico en la estación de servicio, que requirió una inversión que bordeó los $ 100.000, que incluyó la infraestructura eléctrica, obras civiles y el cargador.

Sobre el costo de la carga para el usuario, Germán Ramírez, gerente general de Terpel Ecuador, indicó que se cobrará 25 centavos de dólar el kilovatio/hora, que para un vehículo con 50 kW de capacidad representaría entre $ 10 y $ 12 por carga completa.

Publicidad

Los carros eléctricos podrían ser una opción ante el aumento de precio de la gasolina, pero ¿cuánto cuestan?, ¿quiénes pueden acceder a ellos?

“Es un ahorro importante para la misma autonomía de un vehículo de combustión interna, estamos hablando de una cuarta parte de lo que cuesta tanquear un vehículo con gasolina”, explicó Ramírez, quien destacó que este tipo de electrolineras, con la marca Terpel Voltex, ya operan en Chile, Colombia y Panamá; y reveló que la marca ha generado convenios con varios concesionarios que comercializan vehículos eléctricos en Ecuador, posicionándose como la mejor opción para cargar fuera del hogar.

“En el corto plazo queremos apoyar la adopción de la electromovilidad en el país, fomentando el uso de vehículos eléctricos, y para ello inauguramos estaciones de carga en lugares estratégicos; en el largo plazo apuntamos a ser líderes en la comercialización de nuevas energías en el Ecuador”, sostuvo Ramírez, quien adelantó que la meta para este año es instalar por lo menos 9 electrolineras en el país, incluyendo una red en la zona costera para interconectar a Guayaquil con ciudades como Salinas, Manta y Machala, así como con Santo Domingo y ciudades de la sierra como Quito, Ibarra y Cuenca. Para esto se prevé una inversión anual de aproximadamente $ 1 millón.

Mientras, el primer vehículo en recibir la carga fue un Kia Soul, el primer modelo de auto eléctrico en llegar a Ecuador en el 2016, destacó Ricardo Rosales, presidente ejecutivo de Kia Motors Ecuador.

“Desde entonces (el 2016) hemos empezado a comercializar en diferentes ciudades y hemos llegado hoy a tener vehículos de servicio público o de uso particular y hasta una monomarca deportiva de vehículos eléctricos. La primera en América Latina”, resaltó Rosales, quien recordó que hace seis años los ejecutivos ecuatorianos veían con un poco de desconfianza el inicio de la comercialización de los autos eléctricos en un país pequeño como Ecuador, pero aseguró que actualmente el país es un ejemplo a nivel regional. “Sepan ustedes que en el desarrollo de vehículos eléctricos Ecuador lleva la delantera en América Latina”, aseveró el directivo.

Publicidad

EV6, el vehículo 100 % eléctrico de Kia, completó su primer viaje en la ruta Quito-Guayaquil sin escalas

Aclaró también que Kia ya tiene operativas en el país 38 electrolineras, incluyendo Galápagos, pero se trata de estaciones de 220 voltios, denominadas de carga intermedia.

“Hace seis años nos decían también que era imposible que la gente comprara vehículos eléctricos porque no había estaciones de carga y empezamos a trabajar en estaciones de carga intermedia de 220 voltios, que se fueron instalando en centros comerciales. También con el apoyo de algunas alcaldías que nos dieron el espacio para colocar las estaciones de carga sin costo para los usuarios y eso ha permitido que no solo la marca Kia sino que otras marcas se beneficien”, sostuvo Rosales.

El directivo explicó que la diferencia entre las estaciones existentes y la nueva Terpel Voltex radica en los tiempos de carga. Dijo que en un vehículo de larga autonomía a 110 voltios necesita aproximadamente 12 horas de carga, a 220 v entre 6 y 7 horas, pero en una estación Terpel Voltex se puede cargar el 80 % de la batería tan solo en 20 minutos.

Rosales reveló que la marca se encuentra en la segunda etapa de un plan de masificación de la electromovilidad en el país.

Publicidad

Especificó que la primera etapa fue sacar vehículos con autonomías de 160 km a 200 km; la actual segunda etapa con baterías de 500 km a 560 km; y para el 2025 la marca prevé producir vehículos con baterías con autonomías de 1.000 km.

“Con 1.000 kilómetros de autonomía ya se puede operar un vehículo de transporte público, porque hay que entender que pedirle a un conductor de transporte público que trabaja todo el día que pare dos o tres veces (para recargar) no es productivo; sin embargo, con las baterías de 1.000 km de autonomía es totalmente factible para vehículos de servicio público, pueden ser buses interprovinciales, intercantonales o buses dentro de la ciudad”, manifestó Rosales.

41 medidores para registrar consumo en autos eléctricos ha instalado CNEL en domicilios; movilidad sostenible sigue a paso lento en Ecuador

Pago es a través de una aplicación

En tanto, Ramírez indicó que la estación Terpel Voltex opera bajo el modelo de autoservicio, lo que significa que está disponible para los usuarios las 24 horas y serán operadas por ellos mismos, a través de una aplicación móvil en sus celulares.

Esta aplicación, explicó el gerente general de Terpel, permitirá al usuario reservar con anticipación su turno de carga, o en su defecto, lo habilitará para llegar directamente a la electrolinera y activar el servicio de carga en ese momento.

El cobro se realiza a través de una pasarela de pagos que acepta todas las tarjetas de crédito. El usuario podrá activar el cargador con el monto o la cantidad de energía que requiera. (I)