La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) hace un llamado a la industria licorera a revisar sus procesos y comprender los riesgos del uso de metanol en la elaboración de licores y sus consecuencias en el organismo humano.

A través de un comunicado, la entidad pidió a los ciudadanos “estar alerta y denunciar por medio de la Aplicación Arcsa Móvil la existencia o comercialización de productos que no cuenten con la certificación sanitaria correspondiente, revisando que las etiquetas de los productos que consumen cumplan con la normativa vigente”.

En el contexto de las fiestas que se celebran en Ecuador y el mundo, la entidad convocó a una mesa interinstitucional en la que participaron representantes del Instituto Ecuatoriano de Normalización (INEN) y el Servicio de Rentas Internas (SRI), para plantear una solución a la elaboración informal de licores con alcohol industrial y la comercialización de producto adulterado con etiquetas falsificadas de reconocidas marcas.

Ana Karina Ramírez, directora ejecutiva de Arcsa, aclaró que la diferencia entre el alcohol metílico o industrial y el alcohol etílico es que el primero es absorbido directamente por el hígado. Por ende, el órgano sufre agresivos procesos de oxidación y se podría producir intoxicación, convulsiones e incluso la muerte.

Publicidad

Consumo de licor adulterado con metanol dejó 3 muertos en un día

La Arcsa recordó que el uso del metanol en la elaboración de bebidas alcohólicas se popularizó a partir del 2008 cuando se promulgó una ley que le eximía del IVA. Con la decisión, se prostituyó su uso y consumo propiciando un mercado negro donde se elaboran licores a partir de este compuesto químico, burlando los controles tributarios y la recaudación de impuestos. (I)