La focalización al subsidio de los combustibles para los transportistas y que se concrete un apoyo con créditos fueron parte de los reclamos que hicieron los dirigentes de la transportación de Manabí ante el gobernador de esta provincia, Tito Nilton Mendoza. Estos pedidos estuvieron acompañados de una marcha de "brazos caídos" por parte de los representantes del gremio, este miércoles 10 de febrero.

Decenas de buses se ubicaron a un costado de la avenida Urbina, en Portoviejo, como señal de reclamo a lo que los dirigentes transportistas señalan como falta de respuesta del Gobierno a sus requerimientos. En paralelo, una marcha de los dirigentes se dirigió hacia el edificio de la Gobernación.

El incremento de hasta un 35% del costo del combustible, en relación al precio que se mantuvo por años, es un reclamo que se ha efectuado en varias ocasiones, aseguró Abel Gómez, presidente de la Unión de Cooperativas de Pasajeros de Manabí y también titular de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros (Fenacotip), quien señaló que en algunas provincias este miércoles se replicaron las movilizaciones.

“Tenemos que manifestar que hemos hablado con el ministro de Transporte (Gabriel Martínez) sobre estos problemas que afectan, este problema del diésel… El día 12 (este viernes) nos ha convocado para conversar y darnos una respuesta, hoy, estamos 10, es necesario aprovechar esta apertura para hacer conocer que todavía no tenemos respuesta a la focalización del combustible”, declaró Gómez.

Publicidad

También Gómez calificó como ambigua la Ley Humanitaria, creada para ayudar a sectores productivos golpeados durante la pandemia. Según el dirigente, es casi nulo lo que ha recibido el sector de la transportación, que actualmente solo transporta cada mes el 45% del total de la capacidad de las unidades, cifra con la que los transportistas no logran suplir sus necesidades.

De acuerdo a Gómez, mensualmente mover un bus de pasajeros representa entre 11.000 y 12.000 dólares, que en la actualidad no se consiguen fácilmente por la baja demanda de pasajeros, además del precio variable del diésel. (I)