Tulcán continuará en semáforo rojo tras la reunión del Comité Cantonal de Operaciones de Emergencia; sin embargo, el informe sanitario señala que la incidencia de casos y muertes por COVID - 19 decreció en los últimos días.

En esta ciudad, en febrero, se han registrado 98 casos más y cinco fallecidos; es decir existen 2866 contagiados; en cambio que en Carchi van 5285 confirmados y 172 muertos. Frente a la cercanía del feriado de carnaval las 19 instituciones del COE optaron por extender la medida.

Geovana Polo, secretaria del COE Cantonal, informó que la Mesa de Salud decidió autorizar ceremonias religiosas que serán restringidas en términos de aforo y la apertura de centros deportivos al aire libre sin público hasta las 20:00.

Los locales comerciales funcionan con una capacidad de 30%, los restaurantes están abiertos hasta las 22:00 con restricción y autorizadas las ventas a domicilio hasta la medianoche. Polo confirmó que las cifras epidemiológicas evidencian una baja de contagios y que aumentó la capacidad de atención en el hospital Luis Gabriel Dávila.

Publicidad

Uno de los temores existentes en la Mesa de Salud es que con el feriado de carnaval vaya a existir un desmedido relajamiento, razón por la que prefirieron mantener la medida y recomendar evitar visitas de familiares desde otras ciudades ya que existe el riesgo de que importen el virus.

Tras el proceso electoral del pasado domingo se esperará 15 días para tener un balance claro sobre si hubo un incremento de infecciones; no obstante, hay tranquilidad porque la vigilancia efectuada da cuenta que se respetó el distanciamiento social en los recintos.

No obstante, fueron sancionados varios restaurantes donde los comensales superaron el 50 % de espacio, algo que obligó a las autoridades de control a sancionar a los administradores de estos negocios, dijo Galo Mafla, comisario municipal.

El consumo y venta de licor sigue prohibido se cumplen 330 días del cierre del puente internacional de Rumichaca que aún continúa bloqueado al paso de vehículos y personas. La medida incluye también la suspensión de la feria de textiles de los jueves y viernes, y la feria de animales y patatas.

Los directivos de bares, discotecas y negocios afines están preocupados por la difícil situación económica que atraviesa este sector que pide reforzar las medidas de bioseguridad para la apertura de sus locales.

Polo adelantó que al término del feriado podrían tomar nuevas disposiciones para flexibilizar las medidas y, de forma ordenada y progresiva estructurar un plan para reactivar otros negocios y cambiar de color del semáforo.

La capital carchense fue declarada en semáforo rojo el pasado 11 de enero cuando existían 2191 casos, un total de 3863 a nivel provincial y 133 fallecidos. Durante un mes de semaforización se han presentado 675 casos adicionales en Tulcán, 1422 en la provincia y 39 muertos. (I)