El ausentismo de los Miembros de Juntas Receptoras del Voto (MJRV) y los controles de aforo provocaron que en al menos siete recintos del Distrito 1, sur de Guayaquil, el tiempo para sufragar se extendiera hasta dos horas. Los electores esperaron en largas filas, de hasta cuatro cuadras, para ingresar a los recintos.

En la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) las filas se extendieron varias cuadras alrededor del recinto.
El caos fue tal que los ciudadanos no sabían dónde estaba el final de las filas. Esto provocó que se irrespetara el distanciamiento físico.

Ana Chávez indicó que logró sufragar luego de una hora de estar en la fila. En tanto, Carlos Franco aseguró que se tardó dos horas: “Estuve a punto de irme y pagar la multa”.

Personal del Consejo Nacional Electoral (CNE) y de Fuerzas Armadas trató de calmar a decenas de ciudadanos que reclamaban por el tiempo de espera. Explicaban que estaban dejando pasar por grupos para respetar el aforo y evitar contagios de COVID-19.

Publicidad

De hecho, a la entrada de la universidad militares tomaron la temperatura a los sufragantes que debían volver a hacer una fila. Este fue uno de los pocos recintos que tomaron esta medida.

Sin distanciamiento físico y en medio de quejas por la espera transcurrieron las primeras horas de votaciones en el Distrito 1 de Guayaquil. ► https://t.co/67D442rK7Y pic.twitter.com/znqkOOwurX

Ya dentro del recinto, todas las juntas estaban conformadas y el tiempo de sufragio fue rápido. Había personal controlando que las personas no se quedaran en los pasillos y si ya habían sufragado les pedían abandonar las instalaciones. También daban información de las mesas.

En la Universidad Agraria, por ejemplo, las puertas principales se abrieron a las 07h55 debido a que los MJRV no llegaron a tiempo. De hecho, a las 08h30 todavía se podía observar a los miembros de las juntas cargando kits electorales y armando biombos.

En este recinto, uno de los más grandes del sur de la ciudad, las quejas de la ciudadanía por las filas y el tiempo de espera también fueron evidentes. Los delegados de los partidos políticos reclamaron por el atraso.

Estos inconvenientes se reportaron en los colegios Otto Arosemena, Amarilis Fuentes, Agustín Vera Loor y Unidad Domingo Comín. Miguel Sánchez demoró una hora en la fila del exterior del Amarilis Fuentes, en Los Esteros, luego de 15 minutos en la cola de adentro para votar.

De al menos 4 cuadras es la extensión de la fila para ingresar a votar en el Colegio Amarilis Fuentes, sur de Guayaquil. La cola da la vuelta al recinto y casi llega a la vía Perimetral. @eluniversocom #EleccionesEC pic.twitter.com/WdnANtH3IT

Mario Astudillo sufragó en el colegio Agustín Vera. Comentó que demoró 40 minutos y la mayoría del tiempo lo pasó en la fila.

Publicidad

También se pudo notar que el requisito obligatorio de mostrar el rostro a los MJRV no se cumplió en la mayoría de recintos electorales. En tanto, los MJRV sí estaban distanciados al menos dos metros.

Sin embargo, hubo recintos como la escuela fiscal Blanca Gilbert y el Cayetano Tarruel donde no se apreciaron aglomeraciones o filas.

Santiago Zambrano votó en el primero y solo tardó cinco minutos. Él se acercó a las 11:00 y pensó que demoraría por lo que había leído en redes sociales y medios de comunicación: “La verdad me sorprendí. Solo tuve que esperar que una persona vote para yo pasar y sufragar, aunque los MJRV no pidieron que me quitara la mascarilla”.

Ángel Páez fue al Cayetano a las 12:58 y salió del recinto a las 13:06. “Todo estuvo tranquilo”, indicó.

A diferencia de otros recintos del sur de Guayaquil, en la escuela fiscal Blanca Gilbert, Los Esteros, no se evidencia colas para entrar. Adentro se hace filas pequeñas para esperar el turno de votar. @eluniversocom #Elecciones2021Ec @eluniversocom pic.twitter.com/sjCprJVsZq

El CNE al conocer las quejas y las aglomeraciones decidió abrir las puertas de los recintos electorales para la libre circulación de la ciudadanía luego de las 11:30. Los policías y militares cumplieron con la disposición. Esto ayudó a descongestionar y las filas fueron desapareciendo.

Cecilia Zúñiga se acercó a sufragar a las 16:00 en el colegio Eloy Alfaro, en la ciudadela Nueve de Octubre. No hizo fila y le tomó un máximo de diez minutos: “No hubo gente”, indicó. (I)