Los disparos de arma de fuego alertan al barrio. La música se interrumpe por las detonaciones. Los gritos invaden la manzana y en la calle yace con orificios de bala en el torso y cabeza uno de los jóvenes que vio crecer la vecindad. A lo lejos, el vehículo de los sicarios remuerde el asfalto en su huida.

Este tipo de escena se repite en sectores de Guayaquil y otras ciudades donde se disputa una guerra entre bandas ligadas con el expendio de drogas, donde los errores de negocios ilícitos se pagan con la vida.

Unas 30 muertes violentas registraba la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) al finalizar enero, seis casos menos en relación a ese mismo mes del 2020. No obstante, estos hechos aumentaron en el último año. En el 2019 se registraron 1.188 casos versus los 1.361 del 2020, según los datos del Ministerio de Gobierno.

El 27 de enero pasado mataron bajo la modalidad de sicariato al presentador de televisión Efraín Ruales, el 24 se conoció del asesinato de un policía metropolitano de Durán; y el 19, una bebé -víctima colateral- y su padre fueron baleados, por ejemplo.

Publicidad

El procedimiento investigativo también se repite: en cuestión de minutos, en unos casos; u horas, en otros, llega a la escena del crimen la policía especializada en muertes violentas y en análisis forense para recoger pistas que posiblemente la guíen hasta los responsables del crimen, con base en las siguientes técnicas de investigación y tecnologías, según una fuente policial, un experto en ciencias forenses, y el libro Examen del escenario del crimen, de Carlos Guzmán, en el que se detallan varios de los procesos que aplican los uniformados.

Inspección ocular técnica

Agentes buscan indicios en la escena del crimen, en el caso del asesinato de Efraín Ruales. Foto: Ronald Cedeño.

Los investigadores acuden a la escena del delito para proteger, observar, buscar, revelar, fijar, levantar, embalar, etiquetar y transportar toda huella, vestigio o señal (sangre, cabello, vellos, vainas de las balas), para esclarecer la verdad de los hechos, refiere el Ministerio de Gobierno en una guía subida a su portal web.

"Se usan detectores de metal, luz ultravioleta o de otra tonalidad que nos permiten ver huellas latentes, o echando polvos físicos, químicos, reactivos, que nos permiten ver rastros parciales de origen dactilar para levantar esos indicios", enlista una fuente policial.

Análisis de huellas y otros vestigios

Las huellas recogidas en la escena del crimen se ingresan a un sistema informático para determinar la identidad de la persona, a través de estudios biométricos en los diseños dactilares.

"En ese sistema se procesa todo eso y nos va a dar una proximidad de a quién podría pertenecer esa huella. Luego un perito coteja con los patrones que hay registrados", detalla un investigador consultado. Esto podría generar una pista importante para conocer la identidad del antisocial si perdiera su arma en un sitio cercano al crimen.

Publicidad

Sistema automatizado de identificación balística (IBIS)

Constituye la base de datos de imágenes digitales (2D y 3D) de los elementos de origen balístico, para su comparación con armas, balas y vainas incriminadas en delitos a nivel nacional o internacional.

"En el IBIS se va a cotejar si hay algún otro dispositivo de algún otro caso", refiere el experto.

Este tipo de coincidencia, entre las balas recogidas en hechos violentos ocurridos en diferente lugar y tiempo, se evidenció en la pericia balística realizada al proyectil que fue extraído del cuerpo del presentador Efraín Ruales. El arma que usaron los sicarios fue empleada en al menos cuatro ataques más, como el ejecutado a una persona que trabajaba en uno de los puertos de la ciudad, según las autoridades.

"En el IBIS, los peritos realizan un procedimiento complejo al ingresar las muestras a los sistemas Basstrax, análisis de vainas; Bullettrax, estudio de balas, y Match Point, para cotejar la información. Estos sistemas generan imágenes macroscópicas, facilitando la identificación de rasgos particulares. Estos datos son almacenados para la comparación en futuros casos", se detalla en un artículo del Ministerio de Gobierno.

El uso de estas tecnologías es clave porque una gran parte de las muertes violentas se cometen con un arma de fuego. En 2020, más del 50% de los eventos relacionados con ese tipo de decesos se perpetraron con una pistola, revólver, etc., según los registros de la Policía.

Balística forense

Los investigadores también aplican la técnica del estudio de las armas de fuego y los elementos de su munición, para la determinación del estado y funcionamiento, reconstrucción de trayectorias balísticas y distancias de disparo, entre otros factores.

Medicina Legal

En los laboratorios forenses se estudia científicamente un cadáver con el fin de determinar la causa y manera de muerte, reconocimientos médicos legales de lesiones, auditoría de historias clínicas y malas prácticas profesionales, así como psiquiatría y psicología forense, se detalla en la guía del Ministerio de Gobierno.

Identidad humana

Un objetivo importante en la investigación de un crimen es identificar a la víctima, si es que no cuenta con su cédula de ciudadanía u otro documento, a través de estudios biométricos en los diseños dactilares, palmares o plantares, o rasgos fisonómicos y estudio de las señales de las características particulares.

Genética forense

Una de las técnicas más profundas que realizan los investigadores es el análisis de secuencias específicas de ADN, con alto poder discriminativo, extraído de los restos de carácter biológico, ubicados en la escena del delito y de presuntos sospechosos. El procesamiento de estos elementos puede ayudar a identificar al agresor.

Toxicología

Los criminólogos buscan elementos tóxicos, venenos y sustancias orgánicas e inorgánicas controladas y no controladas en muestras biológicas como sangre, orina, contenido gástrico, órganos, entre otros.

Microscópica electrónica de barrido

Esta es una técnica instrumental que se ha mostrado en series policiacas, que facilita la identificación de la composición química estructural de elementos inorgánicos a nivel manométrico, que permite la búsqueda y localización de partículas de residuos de disparo en diferentes superficies y estudio morfológico identificativo de diferentes materiales de tipo inorgánico y otros materiales.

"Si es que en algún lugar hay tierra y se presume que la persona estuvo ahí y la fue llevando en los zapatos a otro lugar, entonces se manda a un análisis de la tierra del lugar de los hechos y la tierra que está en los zapatos, se envía todo esto al microscopio de barrido electrónico. Ahí determinan la procedencia de la tierra y de qué está compuesta la tierra", explica la fuente.

También hay técnicas relacionadas con el uso de otros programas computacionales para identificar voces, placas de vehículos, autenticidad de documentos y rescate de información de dispositivos móviles. (I)