El Ministerio del Ambiente y Agua del Ecuador (MAAE), a través del apoyo de WildAid, y el financiamiento de la Cooperación Técnica Alemana (GIZ), actualizó el plan de acción para la conservación de tortugas marinas en Ecuador 2020 – 2030.

Este documento tiene una vigencia de 10 años y busca fortalecer la gestión de conservación de las tortugas marinas y los hábitats que la sustentan.

El plan es una herramienta técnica que viabilizará las iniciativas de conservación de estas especies, mediante la implementación de las líneas de acción como: conservar las áreas de anidación, reproducción, migración y alimentación; reducir el impacto de las amenazas en el medio hacia las tortugas marinas; contribuir a los esfuerzos internacionales; el fortalecimiento de capacidades técnicas del personal de esta cartera de Estado, oenegés de investigación y conservación, la academia y la ciudadanía.

Publicidad

El MAAE, como ente rector de la biodiversidad, se encuentra a cargo del control y la aplicación de la normativa ambiental vigente, y a través de sus socios, también realiza investigación, monitoreo y el apoyo técnico, logístico y financiero, además mantiene alianzas con entidades desde el ámbito de sus competencias las cuales apoyan con el control como: los Gobiernos Cantonales, las Capitanías del Puerto y la Policía Nacional.

Los expertos han identificado que las tortugas marinas, al ser especies que viven entre 70 y 80 años, son propensas a la disminución de su población. Existen amenazas que afectan su condición de longevidad, algunas se presentan en el medio marino y terrestre, así también, al ser un reptil migratorio, hay problemas que se presentan en medios trasfronterizos y transversales como el cambio climático.

La mayoría de las especies de tortugas marinas en todos los océanos se encuentran en algún grado de amenaza, y eso incluye las especies que se encuentran en aguas jurisdiccionales ecuatorianas. (I)