Quince años de trámites, de pagar dinero en vano y de incertidumbre terminaron la semana pasada para Gualberta Moreira Cedeño, una agricultora de 62 años de la parroquia San Antonio del cantón Chone, en la provincia de Manabí, al recibir su título que le confirma que esas son sus tierras.

Son un poco más de tres cuadras que la productora de plátano logró legalizar con el apoyo de la Subsecretaría de Tierras y Territorios Ancestrales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), después de que su esposo heredó los terrenos en el 2006.

"Es una buena ayuda que me dieron porque tenía bastante tiempo haciendo (los trámites) y nunca me podían dar, perdía plata. En cambio, ahora me dieron, gracias a Dios, y estoy contenta", sostuvo Moreira, cuyas tierras son parte de las 24.257 hectáreas que se han redistribuido a nivel nacional, entre el 2010 y el 2020, según indicó Juan Antonio López, subsecretario de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales.

En el país existen 2,3 millones de hectáreas agrícolas en total, según cifras de la Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (Espac), del 2019. Y según la estimación de superficies de principales cultivos con el uso de imágenes satelitales, el primero es el cacao con alrededor de 601.000 ha, le sigue el arroz con 278.000, maíz con 276.000, palma con 246.000, banano de exportación en monocultivo (fruta fresca) con 168.000, plátano con 160.000, la caña de azúcar con 126.000, entre otros.

Publicidad

En tanto, la entrega de títulos de propiedad, explicó el funcionario, obedece a normar el uso y acceso a la propiedad de la tierra rural a favor de los agricultores que se encuentran en posesión de las tierras baldías, es decir, aquellas sobre las cuales no existe título de propiedad previo y se encuentran en zona rural, para explotarlas y producirlas.

"Estas tierras no eran alquiladas a los agricultores, sino por el contrario, después de cinco años de mantener la posesión del predio y cumplir con los requisitos de ley, su posesión era legalizada a través de la adjudicación", aclaró López.

Explicó que la redistribución de tierras se da desde el 2010 a través del Proyecto de Acceso a Tierras de los Productores Familiares y Legalización Masiva (ATLM). Especificó que se han redistribuido tierras productivas estatales, así como predios privados, dentro del marco de la política de redistribución de tierras.

Hasta el momento a nivel nacional se han redistribuido tierras en trece provincias: Pichincha, Imbabura, Cotopaxi, Carchi, Chimborazo, Los Ríos, El Oro, Santo Domingo de los Tsáchilas, Zamora Chinchipe, Esmeraldas, Guayas, Manabí y Cañar; y se ha beneficiado a 85 organizaciones campesinas, reveló López, quien detalló que los cultivos más predominantes en las tierras redistribuidas en la Costa son cacao, café, banano, cítricos; y, en la Sierra, papa, maíz, cereales, pasto y cultivos de ciclo corto.

Manabí| En el cantón Jipijapa el ministro @XavierLazoG entrega títulos de propiedad de tierras, personería jurídica a la Unión de Organización Maiceras Agromanabí y créditos de @BanEcuadorBP por USD 30.400 para continuar con la reactivación del sector agropecuario de la provincia pic.twitter.com/6Fq09edfJ1

Desde agosto del 2018, cuando se empezó el periodo del actual ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo, hasta inicios de enero pasado; se han entregado 55.627 títulos legalizados a pequeños y medianos productores.

Para Kléber Sigüenza, expresidente de la Cámara de Agricultura de la Segunda Zona (Los Ríos, Guayas, El Oro, Santa Elena y Galápagos), obtener sus títulos beneficia a los agricultores, además de crear el sentido de pertenencia, en que puedan ser sujetos de crédito para mejorar sus procesos productivos.

Publicidad

"De esta manera el agricultor tiene mucha más certeza en la realización de inversiones. Por otro lado, la banca se motiva a conceder créditos a más largo plazo e incluso a menores tasas de interés, los préstamos son indispensables para realizar inversiones", sostuvo Sigüenza, quien analizó que sin inversiones es imposible ser productivo y eficiente.

Añadió: "Hay que introducir tecnología, mecanización para que (los agricultores) puedan ser competitivos en los mercados". Según cifras de BanEcuador, en el 2020 la colocación de créditos agrícolas y pecuarios superó los $ 231 millones y benefició a 31.932 productores en general.

Mientras, estos recursos también son colocados conjuntamente con la entrega de títulos.

Por ejemplo, el 20 de enero pasado en Manabí se entregaron $ 124.972 en créditos, junto con títulos de propiedad, de estos, $ 30.400 fueron destinados a la Unión de Organización Maiceras (Agromanabí), cuyo presidente Joffre Quimís aseguró que el nuevo estatus legal les permitirá acceder a beneficios de la asociatividad. "Esto mejorará la vida de los productores", afirmó.

¿Cuántas tierras faltan por redistribuir y legalizar?

Ante esta interrogante López aclaró que la Subsecretaría en el tema de la legalización de tierras trabaja bajo demanda del servicio, esto quiere decir que el usuario debe acercarse a solicitar la legalización del predio.

Explicó que el trabajo coordinado entre la Subsecretaría de Tierras y los Gobiernos Autónomos Descentralizados es por la información que fue transferida desde el Sistema de Información Nacional (SIG-tierras) a los GAD.

"Ellos (los GAD) son los que poseen el catastro del sistema rural de predios, por lo que es importante entrelazar esta información con los GAD para determinar los predios que tienen título de propiedad y que como Ministerio no podemos adjudicar", expresó el funcionario, quien sin embargo adelantó que para este año se tiene programado entregar a nivel nacional 22.000 títulos de propiedad a los agricultores que cumplan con los requisitos establecidos.