Este 20 de enero arribaron a Ecuador las 8.000 dosis de vacunas contra el COVID-19; elaboradas por la farmacéutica Pfizer y BioNtech llegaron al aeropuerto Mariscal Sucre. Desde este jueves comenzó en tres ciudades de Ecuador la vacunación a médicos de primera línea.

La vacuna de Pfizer, cuyo nombre oficial es BNT162, utiliza ingeniería genética para generar una respuesta inmunitaria en el organismo introduciendo en el cuerpo la información necesaria para fabricar la proteína del virus que provoca que las células humanas se infecten y se genera una respuesta inmunitaria en su contra

Con la vacuna se inyectan en el cuerpo hebras de instrucciones genéticas bautizadas ARN mensajero, es decir, la molécula que le dice a nuestras células qué hacer. El ARN de estas proteínas de pico son las que utilizan los anticuerpos para reconocer el virus, por eso, esta molécula, protegida por una capa de lípidos, es parte esencial de la vacuna.

La información genética orquesta la producción de proteínas de pico y así se genera inmunidad contra el COVID-19. Estas proteínas son inofensivas en sí mismas y son liberadas por las células después de recibir las instrucciones de la vacuna. El sistema inmunológico, en respuesta, producirá anticuerpos.

La vacuna no contiene ningún virus vivo, ni las partes del virus que pueden enfermar a una persona”, explican expertos de Pfizer.

La desventaja es que esta vacuna, envuelta en una cápsula protectora de lípido, debe almacenarse a una temperatura mínima de menos 75 grados centígrados. Para cumplir este requisito, se necesitan ultracongeladores porque el ARN es frágil.

Su llegada al país cuenta con el apoyo de la misma farmacéutica y viene en aviones refrigerados para su traslado idóneo. Ecuador anunció que vacunará a unos 9 millones de ciudadanos. En la fase preliminar que comenzó este jueves se vacuna a médicos que han hecho parte de la primera línea desde hace casi un año que comenzó la pandemia.

Posteriormente, las autoridades de salud esperan contar con un total de 18 millones de vacunas, debido a la dosis doble que requiere la vacuna de Pfizer. Hay al menos cinco grupos que no pueden recibir la vacuna contra el SRAS-cov-2: menores de 16 años, mujeres embarazadas, personas con enfermedades catastróficas (inmunodeprimidas) , personas con problemas de coagulación y personas con alergias graves. (I)