El representante demócrata Conor Lamb ratificó la alerta del FBI sobre la planificación de un nuevo ataque al Capitolio en los días previos a la toma de mando del electo Joe Biden. Lo dijo este martes en una entrevista en CNN.

El congresista Conor Lamb, demócrata por Pensilvania, dijo que los legisladores fueron informados a última hora del lunes por los funcionarios de seguridad del Capitolio sobre una nueva serie de amenazas de un grupo de extremistas violentos que están conspirando para rodear el Capitolio.

"Hablaban de 4.000 'patriotas' armados para rodear el Capitolio e impedir que cualquier demócrata entrara", dijo Lamb a CNN. "Han publicado reglas de compromiso, es decir, cuándo disparas y cuándo no lo haces. Así que este es un grupo organizado que tiene un plan".

"Las amenazas a las que nos enfrentamos son muy específicas", dijo Lamb a CNN el martes por la mañana. "No quiero que nadie que mire en casa piense que estamos imaginando que las cosas podrían estar mal".

Estado de emergencia en Washigton

El presidente Donald Trump declaró el estado de emergencia en Washington D.C. el lunes por la noche cuando la policía reveló tres complots para atacar el Capitolio antes de la toma de posesión de Joe Biden, incluida la "mayor protesta armada en la historia de Estados Unidos".

Se produce cuando el FBI alertó a su personal sobre posibles levantamientos en las capitales en los 50 estados antes del Día de Inauguración del 20 de enero, particularmente si Trump es removido de su cargo antes de que Biden entre en la Casa Blanca, tal como lo han solicitado los demócratas.

Los miembros de la Guardia Nacional han sido desplegados en Washington D.C. para rodear y proteger Capitol Hill después de que una turba pro-Trump irrumpió en el edificio el pasado miércoles. Las fuerzas del orden sienten que eso fue sólo la punta del iceberg, y que hay más por venir en las próximas dos semanas.

Al final de la semana, unas 10.000 tropas de la Guardia Nacional estarán en posición en Washington D.C. (I)