Este lunes se inicia la campaña de la consulta minera que se aplicará en Cuenca el próximo 7 de febrero. Los grupos a favor del Sí y el No anuncian estrategias físicas y digitales para llegar con su mensaje a la mayoría de electores, mientras que desde el Consejo Nacional Electoral (CNE) advierten que suspenderán cualquier publicidad no autorizada o cuyo mensaje no se adhiera a las preguntas.

De las ocho agrupaciones que fueron aprobadas por la Junta Electoral del Azuay para hacer campaña, tres están por el No y cinco por el Sí. Están movimientos políticos, colegios profesionales, grupos sociales y microempresas.

Los más optimistas son los que promueven el Sí porque sienten que nadie, o muy pocas personas, votarán “en contra del agua”, refiere Graciela Calle, integrante de la Fundación Savia Roja. Está segura de que su tesis ganará sin dificultad, pero no por eso dejarán de difundir su mensaje en caravanas, caminatas, medios de comunicación y redes sociales.

Al formar parte del Cabildo por el Agua, organización que acoge a todos los ecologistas defensores del agua de Cuenca, aseguró que unirán fuerzas con los movimientos políticos Unidad Popular, Igualdad y la fundación Alli Wiñay. Pero mantendrán distancia con CREO por considerar que su plan de gobierno en el fondo está a favor de la explotación minera y las transnacionales, aunque ellos también fueron aprobados para promocionar el Sí.

Publicidad

En medio de todas las restricciones aseguró que sus actividades “explotarán como una bomba”, pero de alegría y propuestas para que la gente tome conciencia y responda Sí para frenar las futuras explotaciones mineras a gran escala en las zonas de recarga hídrica y se mostró convencida de que “la gente está con el agua”.

A esto Daniel Carbo, director en Azuay de Unidad Popular, indicó que en la campaña también incluirán a líderes comunitarios que han estado “en defensa del agua” por más de 30 años y que manejan bien su discurso y memoria histórica sobre el tema.

Como abogado tiene claro que los resultados solo aplicarán para la explotación en futuras concesiones, por lo que fusionarán esta campaña con la de sus candidatos a la Asamblea Nacional porque creen que el cambio debe ser de fondo con leyes pronaturaleza.

Quienes están por el No también tienen todo listo, pues están convencidos de que con un tratamiento técnico adecuado la minería y el agua pueden convivir. Para Óscar Tuquerres, directivo del Colegio de Ingenieros Geólogos y Minas del Azuay, esta consulta es una “persecución al sector minero” y se la está satanizando, porque otras industrias también afectan al ecosistema. Como técnico en minas dice conocer los planes que implementan las compañías y que incluso, según dijo, fueron aprobados por el Ministerio del Ambiente.

Para él dividir a la ciudadanía en “sí al agua y no a los minerales” es mezclar dos temas diferentes porque son aspectos que se complementan y bien pueden generar desarrollo y fuentes de trabajo en una época de crisis como la actual. Añade que el fondo económico entregado por el CNE es limitado para llegar masivamente con su propuesta, por lo que también se apoyarán con instituciones afines como la Cámara de la Minería del Ecuador y las asociaciones mineras de provincias. Esto porque si bien la consulta es solo para los 453.963 ciudadanos del registro electoral, lo que se defina incidirá a todo el Ecuador: “De ganar el Sí generaría un precedente negativo y que podría dar paso a una paralización paulatina en todo el país”.

Su colega Holger Parra indica que en la consulta la mayoría de gente “votará a ciegas” porque no tiene los conceptos claros acerca de las zonas de recarga hídrica y en consecuencia la pregunta es “engañosa” sin considerar que las aguas de los ríos de Cuenca ya están contaminadas por la ampliación de la frontera agrícola. Ellos también unirán fuerzas con las otras dos agrupaciones que el CNE aprobó para llegar a más sitios con el mensaje de votar No.

Fondo de promoción y gasto electoral
En la Delegación del Consejo Electoral el director encargado, Teodoro Maldonado, recordó que los grupos aprobados en la Junta Electoral son los únicos autorizados para la campaña y por eso recibirán un fondo de promoción de $ 13.057 y un límite de gasto electoral de $ 174.000, pero para difundir exclusivamente el contenido de las preguntas. Todo eso es controlado por el la unidad de promoción electoral que revisa y aprueba previamente lo que se difundirá.

Preguntas
Los ciudadanos deberán a cinco preguntas con el siguiente texto: ¿Está usted de acuerdo con la prohibición de la explotación minera metálica a gran escala en la zona de recarga hídrica del río Tarqui, según la delimitación técnica realizada por la Empresa Pública Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Cuenca (Etapa EP)? Solo cambia el nombre de los ríos por Tomebamba, Yanuncay, Machángara y Norcay.

Agrupaciones aprobadas para la campaña
Por la opción Sí: Fundación Savia Roja, movimiento CREO, Alianza Azuay Primero, Partido Unidad Popular y Fundación Alli Wiñay. Por el No la Asociación de Productores textiles 24 de junio de la Victoria del Portete “Asoprotexvi”, Colegio de Ingenieros Geólogos y Minas del Azuay y la Asociación Turística Francés Urco. (I)