Con asombro las autoridades de Quero constataron el sábado a eso de las 22:00 que al interior del plantel educativo en San Vicente Alto del cantón se realizaba una fiesta clandestina con alrededor de 150 personas, la cual fue clausurada por la prohibición de espectáculos públicos y aglomeraciones que rige por la pandemia de COVID-19, para evitar posibles contagios del virus.

El subteniente Jonathan Quishpi jefe del circuito de la Policía Nacional en Quero comentó que en el lugar se expendía licor a menores de edad, pero que cuando notaron la presencia de los uniformados, mucha de la gente salió en precipitada carrera.

Quishpi mencionó que encontraron siete jabas llenas de cerveza y 18 vacías, además licor artesanal y otras bebidas, lo que fue decomisado por parte de las autoridades del cantón.

Aseguró que algunas personas se acercaron a las autoridades a pedir que les ayuden para que no se clausure la fiesta, que según ellos era un evento deportivo que se realizaba en el lugar, pero que al constatar que no tenían ningún tipo de permiso y de acuerdo a la resolución del COE nacional, se procedió a la clausura.

Los informes que se realicen se va a remitir a la dirección distrital de Educación para que se adopten las medidas necesarias y se tomen los correctivos para que no se repita una situación similar, se dijo. (I)