Tras conocerse que la empresa China Ocean Group Development tiene supuestos planes para construir una base pesquera en altamar, el Gobierno ecuatoriano salió a precisar que la firma no ha presentado una propuesta de proyecto de inversión.

La reacción del Gobierno llegó a través del Ministerio de Producción luego de que el portal Sea Food Source publicó que esa compañía china firmó un acuerdo para construir una base pesquera en Ecuador pese a las tensiones entre los dos países por la presencia de una flota china cerca de la reserva de Galápagos.

"China Ocean Group Development no ha presentado una propuesta de proyecto de inversión", indicó Iván Ontaneda, ministro de Producción.

Esa cartera de Estado agregó que tampoco hay pedidos oficiales sobre la intención de esa empresa en construir una base pesquera en altamar.

Publicidad

Según el portal web Sea Food Source, China Ocean Group Development Co. firmó un memorando de entendimiento para construir una base pesquera pelágica en Ecuador. La web refiere que Paúl Peñaherrera, consejero comercial de Ecuador en Guangzhou, estuvo en la cita en la que se anunció esa inversión.

Este Diario escribió a Peñaherrera a través de su cuenta en Twitter, pero no hubo respuesta. El funcionario retuiteó horas antes el pronunciamiento del ministro Ontaneda.

El Ministerio de Producción recordó que, de acuerdo con el Código Orgánico de la Producción, los proyectos deben ser expuestos ante el Comité Estratégico de Promoción y Atracción de Inversión para su evaluación y análisis de factibilidad y comunicar a las autoridades que regulan.

"Al contemplar aspectos del sector pesquero en Ecuador, la propuesta debe ser revisada por la entidad regulatoria de pesca en el país, a fin de brindar información específica y confirmar que se cumpla con las regulaciones y normativa vigente", señaló el Ministerio de Producción.

Varios defensores ambientales y gremios mostraron inquietud ante el supuesto interés de esa empresa china en construir una base pesquera pelágica en Ecuador. La presencia de una enorme flota china pescando cerca de la reserva de Galápagos ha despertado en los últimos años preocupación por el efecto depredador que genera en el archipiélago.

Roque Sevilla, empresario turístico con negocios en Galápagos, fue uno de los que pidieron explicaciones a las autoridades nacionales ante la aparente presencia de un funcionario ecuatoriano en el acto en el que se anunció la inversión.

Desde el Viceministerio de Acuacultura y Pesca se habló de la necesidad de permisos antes de aprobar operaciones. Bernardo Hidalgo, viceministro de esa entidad, aseguró que para realizar la actividad pesquera en aguas jurisdiccionales se requiere la autorización de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros previo informe del Instituto de Investigación Acuícola y Pesquero en el que se confirma que la actividad no afectará los recursos.

Actualmente, el ente rector de la pesca ha decidido establecer una moratoria de incremento de flota y capacidad de bodega en algunas pesquerías de Ecuador. (I)