Los últimos años los gigantes tecnológicos Facebook, Amazon, Google y Apple han tenido que enfrentar acusaciones y debates políticos, económicos y sociales sobre sus servicios. Por ello, con el cambio de mando crece la expectativa para saber qué posiciones tendrá el nuevo residente de la Casa Blanca, Joe Biden.

En los últimos cuatro años el presidente Donald Trump -será presidente hasta el 20 de enero de 2021- ha tenido una relación de altibajos con ellos, aunque con algunos traspiés como su mala relación personal con el dueño de Amazon, Jeff Bezos, ya que también es propietario del diario The Washington Post, crítico con varias de sus decisiones.

Así como inconvenientes con los propietarios de redes sociales por nuevas políticas sobre contenidos falsos o engañosos.

Publicidad

También ha tenido otros episodios como amenazar a Francia con poner aranceles a productos como sus vinos si aplicaban nuevos impuestos a servicios como los de Google, algo que también estudia la Unión Europea en su totalidad.

A esto hay que sumar que los líderes de esta empresas sean llamados al Congreso para defenderse de supuestamente haber convertido sus empresas en un monopolio.

Tanto el Partido Republicano como el Partido Demócrata quieren que la industria tecnológica tenga más supervisión, debido a que tienen un poder que les permite aplastar a cualquier competidor y manejan una gran cantidad de datos personales de los usuarios. Además, en el caso de las redes sociales está el problema de la proliferación de información falsa y otros problemas que se han demostrado complican procesos democráticos como las elecciones. Mientras que del lado conservador acusan a las redes de censurar contenidos de esta tendencia, aunque los dueños de las redes lo rechazan y dicen que solo han actuado con información que promueven teorías falsas.

Publicidad

En medio de este problema, según medios estadounidenses, hay voces que piden desmantelar y dividir estas empresas. Sin embargo, del lado republicano -y algunos demócratas- no creen en llegar a ese extremo.

Por ello, el hecho de que probablemente los republicanos mantengan el poder del Senado -faltan definir dos curules de Georgia en enero y necesitan solo uno para mantener la mayoría- impediría que eso llegara a pasar. Aunque también hay que recordar que Biden era conocido por lograr acuerdos bipartidistas cuando era senador y vicepresidente.

Publicidad

Biden ya ha dicho que tal vez sería una buena idea eliminar la sección 230 de la Ley de Telecomunicaciones (1996) que libera a las compañías de tener que moderar imparcialmente el contenido. Sin embargo, no se sabe hasta qué punto ambos partidos podrían coordinar qué acciones tomar ante los gigantes tecnológicos, que de todas formas causan molestias en ambos bandos.

El presidente electo dijo en una entrevista con The New York Times (NYT) que nunca ha sido "un gran fan de (Mark) Zuckerberg (el dueño de Facebook). Creo que es un problema real".

"Desde mi punto de vista, he opinado que no solo deberíamos preocuparnos por la concentración de poder, sino que deberíamos estar preocupados por la falta de privacidad y que ellos estén exentos, lo cual tú no estás exento. (Tu diario - NYT-) no puede escribir algo que sepa que es falso y estar exento de ser demandado. Pero puede. La idea de que es una empresa de tecnología es que la Sección 230 debe ser revocada, inmediatamente debe ser revocada, número uno. Para Zuckerberg y otras plataformas", dijo Biden en esa entrevista.

De acuerdo con expertos, Biden permitiría volver a buscar una neutralidad en la red y, según sus propias palabras, hacer algo parecido a lo que están haciendo los países europeos en temas de privacidad en la red.

Publicidad

En tanto, su vicepresidenta electa, Kamala Harris, también ha puesto la mira en los servicios que usan el reconocimiento facial, pero a diferencia de otros líderes de su partido, quiere trabajar para mejorar y transparentar la comunicación entre las empresas tecnológicas y grupos de derechos civiles para poner regulaciones, según dijo al medio estadounidense Vox.com cuando era candidata en las primarias demócratas.

Cuando Biden tomó la delantera en el conteo electoral Wall Street presentó subidas en bolsa, sobre todo en empresas tecnológicas, pero lo más probable es que los procesos contra las Big Tech continúen en el Congreso.

Hay investigaciones contra Google por su papel en las búsquedas y en la publicidad, contra Apple por sus políticas en su tienda de aplicaciones, contra Facebook por privacidad y datos, y contra Amazon por supuesto monopolio.

Ya el Subcomité Antimonopolio del Comité Judicial de la Cámara de Representantes (cámara baja del Congreso) ya ha hecho un informe en el que acusaba a los cuatro grandes de abusar de su posición en el mercado. Luego el departamento de Justicia de ese país tomó acciones legales y por eso los legisladores analizan su caso.

Biden ha tomado en consideración hacer algo como en Europa, donde ya tienen un Reglamento General de Protección de Datos, es decir, puede que promueva una ley federal -para todo el país- de protección de datos en los Estados Unidos.

Al final cualquier especulación sobre el accionar de Biden frente a la problemática que representan los Big Tech deberá esperar a que este asuma el cargo, para luego ver qué prioridad tiene este tema en su agenda. (I)