El Everest, la cumbre más alta del mundo, se elevó el martes, después de que China y Nepal finalmente se pusieran de acuerdo sobre su altura exacta, tras décadas de debate.

La altura acordada del "techo del mundo" entre China y Nepal, revelada en una conferencia de prensa conjunta el martes en Katmandú, es ahora de 8.848,86 metros.

El Everest gana así 86 centímetros con respecto a la medida previamente reconocida por Nepal, y más de cuatro metros comparados con la altitud medida anteriormente por China.

Este diferencial se debía al hecho de que China medía la base rocosa de la cumbre y no su capa de nieve, que ahora sí se tiene en cuenta.

Nepal decidió llevar a cabo su primer estudio por su cuenta tras recibir información que sugería que los movimientos de las placas tectónicas, incluido un fuerte terremoto en 2015, podrían haber alterado su altura. (I)