Hace pocos minutos se firmó de manera virtual el segundo de tres tramos de un crédito otorgado por varios organismos multilaterales para un proyecto de agua potable y saneamiento principalmente para el sector rural de Portoviejo.

Este segundo tramo está a cargo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) por $ 59,8 millones, y financia parcialmente la construcción y rehabilitación de las redes de abastecimiento de agua, alcantarillado sanitario y alcantarillado pluvial en zonas urbanas y rurales del cantón Portoviejo. Mientras tanto la Unión Europea también entregará $ 11 millones en un fondo no reembolsable para el mismo proyecto. El acto de la firma contó con la presencia de Ricardo Mourinho Félix, vicepresidente del BEI, de Charles-Michel Geurts, embajador de la Unión Europea, y del alcalde de Portoviejo, Agustín Casanova.

El proyecto global para dotarle de agua potable y alcantarillado a la ruralidad de Portoviejo asciende a $ 122 millones. Un primer tramo de $27,5 millones estaba a cargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y se firmó hace pocas semanas en Washington. El segundo es el del BEI por $ 59,8 millones y el último, por $ 17 millones que corresponde a la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo se firmaría a finales de año.

Sobre el tema, Agustín Casanova comentó que para su alcaldía fue un reto conseguir los fondos y llevar adelante el proyecto. Confesó al principio el proyecto fue criticado por algunos sectores que consideraban que aún faltaba mucho por hacer en la ciudad. También se comprometió a llevar adelante una licitación transparente para llegar a un exitoso final en el proyecto.

Entre tanto, el vicepresidente del BEI, Ricardo Mourinho Félix, destacó la importancia del proyecto que dotará de agua y saneamiento a 90 000 personas, y destacó aún más que este tipo de proyectos son indispensables en momentos que el mundo vive una pandemia.

Mientras tanto, el embajador de la Unión Europea, Charles-Michel Geurts garantizó el acceso a los fondos no reembolsables y dijo que para la UE el acceso de agua potable y saneamiento es un derecho humano, así como la vivienda, la educación y la salud. También destacó que el Ministerio de Finanzas apoya el proceso con la garantía soberana de Ecuador.