(Actualizada a las 12:30)

La madrugada de este martes, un Tribunal de Pichincha resolvió declarar inocente del delito de lavado de activos a María Sol Larrea, exfuncionaria del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), y a su esposo, Marcelo E.; mientras que al cuñado de Larrea, Carlos E., lo declaró culpable y ordenó contra él seis años de prisión.

La sentencia incluye también la extinción de cuatro personas jurídicas: Dialilife, Guederian, Fialvida y Nipseservicios. Desde el 11 de noviembre pasado que inició la audiencia de juicio, la Fiscalía acusó a siete personas jurídicas. La audiencia en este duró seis días.

La última jornada de la etapa de juzgamiento se dio entre las 19:00 del lunes y las 02:00 de la mañana de este martes. La diligencia se centró en la lectura de la resolución a la que llegaron los jueces y con la que no está de acuerdo la Fiscalía, por lo que anunció, en su cuenta de Twitter, que apelará la decisión.

Publicidad

Los jueces en su fallo, resolvieron ratificar el estado de inocencia de Larrea y su esposo porque ellos ya fueron juzgados por estos hechos en el caso por enriquecimiento ilícito Larrea y por enriquecimiento privado no justificado Marcelo E.

En esta causa, la acusación que llevó adelante el fiscal Mario Andrés Muñoz apuntaba a que Larrea junto con su esposo y cuñado obtuvieron de forma irregular contratos por aproximadamente $ 91,1 millones entre el 2008 y el 2018. El principal cliente de las compañías que habrían constituido ellos fue el IESS, seguido por coordinaciones zonales de Salud y el Ministerio de Salud Pública.

Las pruebas presentadas en audiencia indicarían que los procesados crearon una fachada, colocando dinero en el sistema financiero nacional fondos que habrían sido transferidos entre las cuentas de las empresas involucradas, simulado que los mismos provenían de proveedores y clientes.

La defensa de Larrea, Dolores Vintimilla, el viernes último que entró en etapa de deliberación el Tribunal de Juzgamiento esperaba que el mismo resuelva el tema en derecho, apartándose de cualquier presión política. "Fiscalía no ha podido probar siquiera un delito precedente, no ha podido determinar el delito de lavado de activos, entonces esperamos que los jueces fallen conforme a derecho".

Según Vintimilla, los $ 91 millones que hace alusión la Fiscalía no existen y, a su decir, en este caso el fiscal ha sido inconcordante con el tema de números a pesar de que en este caso se estaba hablando de un delito financiero. "La acusación contra María Sol Larrea no es por $ 91 millones, no es ni $ 38 millones,... es por $ 271 mil, que igual la Fiscalía no ha podido probar".

Pese a la declaratoria de inocencia en esta causa, Larrea mantiene otras sentencias ejecutoriadas, el archivo de una causa por dictamen abstentivo del fiscal y cumple una sentencia de ocho años de prisión por peculado. (I)