Publicidad

Tres nuevas especies de ranas se suman a la riqueza de anfibios que hay en Ecuador

Habitan en áreas específicas de las provincias de Pastaza. Morona Santiago y Napo.

Investigadores del Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (QCAZ) participaron de la publicación. Foto: Cortesía Foto: redaccion

Ecuador cuenta con tres nuevas especies de ranas, todas viven en la vertiente oriental de los Andes ecuatorianos en la región amazónica.

El anuncio del hallazgo fue pubicado en la cuenta de Facebook del científico Santiago Ron.

Este registro da esperanza ya que Ecuador está entre los países más afectados por las declinaciones y extinciones poblacionales de anfibios pues se ubica en tercer lugar a nivel mundial en número de especies amenazadas, según una publicación del sitio web Anfibios del Ecuador de la Pontificia Universidad Católica (PUCE). "Casi un tercio de los anfibios ecuatorianos están en peligro de extinción y algunas especies podrían estar extintas".

Las tres recién identificadas son del grupo Pristimantis lacrimosus compuesto por 36 especies distribuidas en las regiones del Chocó entre Ecuador y Colombia, Guayana y Amazonas de América del Sur con una sola que llega a América Central.

Publicidad

"La reconstrucción del área ancestral indica que, a pesar de su alta diversidad en la región amazónica, el grupo P. lacrimosus se originó en la cuenca del Pacífico, región del Chocó de Ecuador y Colombia", indica la publicación realizada en la revista cientifica Zookeys.

"Las especies de este grupo se encuentran frecuentemente en plantas de bromelias y tienen cabezas anchas y aplanadas con hocicos acuminados", añade en la descripcion.

Los investigadores del Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (QCAZ) encontraron e indentificron a estas especies del grupo en mención.

La primera especie es Pristimantis amaguanae sp. nov. que solo habita en la provincia de Pastaza a 430 metros sobre el nivel del mar. Su hábitat es la selva tropical amazónica en un bosque caracterizado por un dosel alto de hasta 30 metros con árboles emergentes que pueden alcanzar los 40 m. Fue encontrada en el bosque primario cerca de un arroyo durante la noche.

La segunda es Pristimantis nankints sp. nov. registrada en las laderas andinas orientales de la provincia de Morona Santiago, en la cordillera del Cutucú a 1413 metros sobre el nivel del mar. Vive en el bosque andino montano oriental caracterizado por árboles de hoja perenne cubiertos por musgos y abundantes plantas epífitas. "Se encontraron ejemplares de noche a lo largo de un arroyo cristalino rodeado de bosque secundario", indica la publicación.

"El área de distribución de nankints de Pristimantis es un mosaico de bosques y áreas deforestadas. Su presencia en bosques secundarios, cerca de áreas cambiadas artificiales, indica al menos un cierto nivel de resistencia al cambio de hábitat generado por el hombre. Sin embargo, no hay suficiente información para evaluar su riesgo de extinción", añade la información publicada.

Publicidad

Por último está Pristimantis romeroae sp. nov. que solo habita en una localidad de las laderas andinas orientales de la provincia de Napo, en la ladera del volcán Sumaco a 1602 metros sobre el nivel del mar.

También está en el bosque andino montano oriental. La mayoría de los especímenes se recolectaron de una bromelia espinosa a 6 cm del suelo. Su hábitat estaba a menos de un km de las áreas agrícolas deforestadas, lo que sugiere al menos un cierto nivel de tolerancia a la degradación del hábitat.

Pero, acota la pubicación, "la información disponible es insuficiente para determinar el riesgo de extinción de esta especie conocida en una sola localidad. La falta de registros puede ser en parte consecuencia de su asociación con bromelias que generalmente crecen a alturas inalcanzables durante las búsquedas herpetológicas".

La investigación sugiere asignar la categoría de la Lista Roja de Datos Insuficientes a las dos últimas especies identificadas. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?

Lo último

Muerte al ombligocentrismo

La desinformación y el exceso de opiniones tercas enrarecen el ánimo social.

Publicidad