Las dificultades económicas del Gobierno y la necesidad inminente del IESS de que el Estado honre su deuda respecto del 40 % de las pensiones les han llevado a ambos sectores a firmar un convenio interinstitucional que irá midiendo periódicamente tanto las necesidades de efectivo del Seguro Social para cumplir con las pensiones como las del Gobierno para la caja fiscal.

El convenio, que durará doce meses, se firmó al mismo tiempo que se anunció el compromiso de pago del Gobierno de $ 1.527 millones al IESS, en tres cuotas entre octubre y diciembre de este año. El flujo era indispensable, luego de que se conoció por parte del propio presidente del IESS, Jorge Wated, que sin el 40 % solo habría garantía de pago de pensiones hasta agosto de este año. Esto, debido a que el Gobierno venía arrastrando la deuda desde hace un año. Sin embargo, también se había admitido que la llegada del efectivo estaría atada a un compromiso de compra de bonos al propio Estado.

Así, el convenio en su parte medular indica que el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) se compromete a “evaluar la inversión de los excedentes de liquidez correspondientes a pagos del Estado de manera que permita equilibrar las necesidades de liquidez y rendimiento del banco, siendo consistente con las restricciones de liquidez de la caja fiscal”.

Efectivamente, una vez que el Gobierno cumplió con una primera cuota de $ 528 millones en favor del IESS, el propio presidente de la entidad, Wated, explicó que unos $ 300 millones de ese flujo serán reinvertidos en bonos del Estado.

Publicidad

En todo caso, el convenio ordena crear un Comité Técnico de Coordinación, integrado por los representantes del IESS, Biess y el Ministerio de Finanzas, que se reunirá periódicamente “para revisar y evaluar el estado de los ingresos, egresos, inversiones y rentabilidad del Fondo de Invalidez, Vejez y Muerte, a fin de identificar brechas de liquidez que pudieran poner en riesgo los pagos de pensiones”.

Este comité podrá solicitar apoyo de expertos en seguridad social así como a miembros de la sociedad civil especializados en esa materia, para realizarles consultas.

En el justificativo del convenio se menciona que “las fuentes de financiamiento del Estado ecuatoriano han sido afectadas como consecuencia de shocks externos, drástica caída del precio del petróleo en los mercados internacionales y más recientemente por el impacto social y económico de la crisis sanitaria internacional”. Se explica que se han reducido los ingresos presupuestados para el 2020, en alrededor de $ 8.000 millones, con lo cual se han complicado las posibilidades de atender oportunamente todas las obligaciones que mantiene con los distintos sectores.

De acuerdo con Henry Llanes, representante de la Asociación de Afiliados, Jubilados y Pensionistas del IESS de Pichincha, debido a que el Estado tiene un profundo déficit, prácticamente se le estaría obligando al IESS a realizar estas inversiones. Considera que hoy por hoy quien tiene el mayor peso en las decisiones tanto en el IESS como en el Biess es el Gobierno. Según Llanes, es necesario entender que los recursos del IESS no son recursos públicos, sino de los afiliados. Hizo votos para que se apruebe una nueva reforma sobre la gobernanza del IESS y el Biess.

Entre tanto, para la superintendenta de Bancos, Ruth Arregui, este tipo de decisiones se derivan del problema complejo que vive el país, por el bajo desempeño de la economía de años anteriores, agravado con el confinamiento por la pandemia. “Se está tratando de recomponer los flujos y la economía. Se está tratando de generar un círculo virtuoso al poner dinero en las actividades económicas”, dijo. Al ser consultada sobre cómo evitar que, como en otras ocasiones, el Gobierno meta la mano en el dinero del IESS que es distinto al fisco, dijo que se necesitan “pesos y contrapesos” en los órganos directivos de la Seguridad Social. Hizo hincapié en que es necesaria una reforma legal para ello.

El convenio también tiene un capítulo de controversias y dispone que en caso de haberlas, los abogados de las partes deben arreglarlas de manera amigable en los 30 días siguientes al inconveniente. De no hallar acuerdo, entonces se podrá exponer el caso al Centro de Mediación de la Procuraduría General del Estado.

Publicidad

Superintendencia de Bancos analiza plan de inversiones anunciadas por el Biess

La Superintendencia de Bancos tiene bajo su lupa los proyectos de inversiones que tiene el Biess en estos días. Luego de los anuncios que ha hecho el gerente del Biess, Diego Burneo, sobre una serie de inversiones para traer flujos de liquidez del exterior, usando como colaterales ciertos activos, la superintendenta de Bancos, Ruth Arregui, dijo que se le ha solicitado que presente los planes correspondientes.

De acuerdo con Arregui, la Superintendencia tiene a su cargo tanto al IESS como al Biess y que por ello, ahora han cambiado el enfoque de la supervisión a una “por riesgos”, y mirando a las instituciones “como un grupo financiero”. Esto, porque los recursos salen de las afiliaciones y son invertidos por un banco que es de propiedad del IESS, dijo.

En este sentido, el organismo de control analizará si los planes de inversión se enmarcan dentro de las disposiciones legales vigentes. Recordó que la norma dicta que se observen principios que priorizan la seguridad antes que la rentabilidad.

También comentó que en estos días la Superintendencia ha incorporado un equipo de matemáticos y actuarios para tener una opinión calificada sobre toda la información que presentan las instituciones de seguridad social, en general. (I)