Funcionarios de Estados Unidos afirmaron este miércoles que Irán es el responsable de los correos electrónicos amenazantes enviados a votantes en varios estados. También se acusó de Moscú de haber realizado actividades dirigidas a interferir en las próximas elecciones presidenciales.

El anuncio puso de relieve la preocupación dentro del gobierno de Estados Unidos sobre las labores de otros países para propagar información falsa con el fin de suprimir la participación de los votantes y socavar la confianza de los estadounidenses en el proceso.

"Estas acciones son intentos desesperados de adversarios desesperados", aseveró John Ratcliffe, el principal funcionario de inteligencia del gobierno, quien, junto con el director del FBI, Chris Wray, insistió en que Estados Unidos hará rendir cuentas a cualquier país que interfiera con las elecciones de 2020.

Irán y Rusia también han obtenido información del padrón electoral, aunque se considera que esa información es de fácil acceso. Pese a las acciones de ambos países, los funcionarios dijeron que los estadounidenses pueden estar seguros de que su voto será contado.

La operación de intimidación de votantes aparentemente utilizó direcciones de correo electrónico obtenidas de los padrones de votantes de los estados, los cuales contienen la afiliación de partido, domicilio y pueden incluir los correos electrónicos y números telefónicos. Los remitentes afirmaron que sabrían por cuál candidato votarían los destinatarios en las elecciones del 3 de noviembre.

Desde hace tiempo, los funcionarios federales han advertido sobre la posibilidad de este tipo de operaciones, debido a que el padrón electoral no es difícil de conseguir.

“Estos correos electrónicos están dirigidos a intimidar y socavar la confianza de los votantes estadounidenses en nuestras elecciones”, tuiteó el martes por la noche Christopher Krebs, el principal funcionario de seguridad electoral del Departamento de Seguridad Nacional, luego de que se dieron a conocer las primeras noticias sobre los correos. (I)