Con carteles y mensajes en contra del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) decenas de cañicultores de la provincia del Guayas llegaron este martes, desde las 10:00, hasta los exteriores del Gobierno Zonal, en el norte de Guayaquil, para reclamar por el incumplimiento del pago de parte de la zafra del 2019 y la del 2020 que está por culminar.

Alberto López, vicepresidente de la Asociación de Cañicultores de Milagro, indicó que en lo referente a la falta de pago el reclamo es dirigido específicamente a los industriales; mientras que las exigencias al MAG obedecen al incumplimiento de los acuerdos ministeriales vigentes, cuyos plazos establecidos no se han cumplido, permitiendo el atraso de la industria en su obligaciones para con ellos.

El dirigente agregó que la protesta también incluye el rechazo al Decreto 1158, del 24 de septiembre, en el cual el presidente Lenín Moreno estableció los mecanismos que permitirán la libre importación de combustibles por parte del sector privado.

"Se involucra también a los biocombustibles que se producen en el país, tal es el caso del etanol producido a partir de la caña de azúcar que genera cerca de un millón de empleos en toda su cadena productiva, está importación de biocombustibles puede afectar tremendamente y poner en riesgo esos puestos de trabajo", manifestó preocupado López, quien cree que los empresarios privados que se harán cargo de la importación preferirán importar etanol, descartando el recurso local que se siembra en 110.000 hectáreas, del cual el 80 % esta en Guayas.

Publicidad

El 20 % restante se divide entre Los Ríos, El Oro, Chimborazo, Azuay, Loja , Imbabura, Cotopaxi y Cañar.

Explicó que de esas 110.000 hectáreas de cultivos de caña, el 80 % se destina a la producción de azúcar como alimento; y el restante 20 % al etanol que se utiliza para producir la gasolina ecopaís. Añadió que el Estado tampoco ha cancelado la deuda con los industriales desde principios de este año por el etanol.

"A su vez la industria toma de pretexto, estos valores adeudados (por Petroecuador), para no cancelar las cosechas a los cañicultores e indirectamente nos afecta a nosotros como parte de la cadena productiva de la caña de azúcar", reclama López.

En agosto pasado, Gustavo Heinert, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Biocombustibles del Ecuador (Apale), que agrupa a las destilerías Codana, Producargo y Soderal, pertenecientes a los ingenios Valdez, Coazúcar y San Carlos, respectivamente; indicó que la deuda de Petroecuador con las destilerías era de $ 3,8 millones desde marzo de este año.

En tanto, López también recordó que el Estado invirtió cerca de $ 70 millones en acondicionar los tanques de almacenamiento, la línea de mezcla y distribución del etanol; además de los invertido por la industria privada, que suma en total, según él, $ 150 millones, lo que, según él, se perdería si se importan el biocombustible.

Por su parte, Miguel Pérez, presidente de la Federación de Azucareros del Ecuador (Fenazucar), confirma que el Gobierno los llevó a ampliar la producción de etanol para mezclarlo y producir la ecopaís y ahorrar divisas en la importación de Naftas.

"Se hicieron cuantiosas inversiones y se adeudan mas de $20 millones a los ingenios", sostiene Pérez, quien analiza además que el precio que la industria debe pagar a los cañicultores, fijado por el Gobierno mediante decreto, es muy superior al de otro países.

Además, Pérez también tiene observaciones al decreto 1158. "A los ingenios no se les paga el etanol y peor ahora con la libre importación podrá entrar gasolina que usa el etanol producido con maíz que es altamente subsidiado. El resultado será una crisis de liquidez en la Industria que afectará a toda la cadena de producción y un futuro incierto para la Industria y los cañicultores", manifestó el presidente de la Federación de Azucareros.

.