Debido a que las redes sociales no verifican la identidad de una persona, es relativamente sencillo armar un perfil falso y cometer diversos delitos. Incluso, los ciberdelincuentes obtienen información a través de los posteos que realizan sus víctimas.

Cuando las personas se dan cuenta que su identidad ha sido suplantada y usada para estafas menores, por lo general, denuncian el perfil en la plataforma y advierten, en sus redes sociales, sobre la cuenta falsa, pero no presentan una denuncia judicial. Lo último es un error para Luis Lubeck, security researcher del laboratorio de ESET Latinoamérica.

“Es importante hacer la denuncia en una sede judicial, ya que es un delito por medios informáticos”, indica.
Hay tips para que las personas detecten un perfil falso. Lo primero es buscar el tiempo de creación de la cuenta sospechosa, los posteos y contactos, afirma Lubeck.

Publicidad

En el caso de pedidos de información o ayuda económica es fundamental constatar la identidad de la persona por un número de teléfono, una dirección de mail u otro canal de contacto por fuera de la red social, donde se pueda corroborar que el pedido es real.

Además, la ciudadanía debe ser cauta en lo que publica en redes y no compartir abiertamente números de celular o de tarjetas, dice María Fernanda Paredes, docente de Estrategias digitales de la Universidad San Francisco de Quito.

Afirma que el empoderamiento dado por las redes normalizó ciertos comportamientos: “Cuando la gente se queda sin luz va a Twitter a reclamar y publica abiertamente dirección de domicilio y celular. Lo que se debe hacer es enviar mensajes directos”, dice.

Publicidad

La especialista también alerta sobre que en varias plataformas se están creando grupos privados, en los que se comparten números telefónicos, correos electrónicos para ventas por catálogos. Los datos que circulan pueden ser tomados por delincuentes camuflados como miembros.

Otro de los delitos que han aumentado en la pandemia es el robo de información de tarjetas de crédito a través de transacciones online. Por eso es importante verificar el sitio web donde se está realizando una compra o pago. La página debe tener un certificado SSL.

Publicidad

Esto se puede constatar al ver un candado cerrado a la izquierda de la URL y verificar que el certificado esté emitido a nombre de la empresa realizando un clic sobre el candado y leer la información, ya que la clonación de sitios con SSL emitidos a nombre de otras firmas o personas está proliferando, dice Lubeck.

Además, hay que estar atentos a estafas orientadas a concursos, ayudas estatales, actualmente muy activas por la pandemia, que circulan por mail o WhatsApp. “La gente piensa que porque estamos con la pandemia todo debemos compartir y no es así. Hay mensajes que te piden nombre y número de cédula para bonos de supermercados, por ejemplo”, dice Paredes.

Al utilizar plataformas como Zoom y Meet la ciudadanía también está expuesta. Los especialistas aconsejan que al mantener sesiones virtuales se evite mostrar áreas de la casa como dormitorios, títulos académicos, fotos de la familia.

Además, usar las funciones de seguridad que tienen las propias plataformas. Por ejemplo, Zoom te permite generar un ID de usuario aleatorio para no dar el del dispositivo, generar claves o salas de espera, permitir que solo participantes verificados (que hayan pagado) ingresen a la sesión.

Publicidad

Hay maneras de proteger las redes domésticas del servicio de internet fijo

Las redes domésticas de acceso a la web deben contar con sistemas de seguridad que puedan encriptar el viaje de los datos de un punto a otro. Además, un antivirus para protegerse del hackeo, que es el acceso no autorizado a los sistemas informáticos o mediante el ataque a estos.

Así se puede frenar el sabotaje informático o la apropiación fraudulenta a través de medios electrónicos, dice el fiscal provincial de Pichincha Alberto Santillán: “Todos tenemos un rastro digital, con cuentas de bancos, redes sociales, entonces cuando vulneran viene el robo de información al ingresar a través de los cookies grabados en el teléfono, computador o tablet. Así acceden a las cuentas del correo, perfil de Facebook o hasta la de los bancos”.

Al contratar el servicio de internet fijo, pues hay que indagar también sobre las seguridades que ofrecen y no solo ver la velocidad de navegación, dice Santillán.

Revisar los estados de cuenta periódicamente

Revisar periódicamente los estados de cuenta de las tarjetas de crédito, movimientos financieros y tener actualizados las datos de contacto (correo electrónico y número celular) en la entidad bancaria con la que se tiene servicios, son algunos de los consejos que da Asobanca a la ciudadanía para reportar posibles estafas.

Además, para realizar compras en línea, dice el ente, el usuario debe asegurarse siempre que las páginas web en las que se va a realizar una compra sean confiables y tengan seguridades. Uno de los indicadores que nos pueden ayudar a determinar la confiablidad de un sitio es que en la dirección esté el sufijo https.

También es importante verificar que la conexión a internet sea segura y confiable, que el computador cuente con antivirus actualizado, en lo posible evitar realizar transacciones en lugares públicos con redes inalámbricas donde se desconozca el nivel de seguridad., y no ingresar a enlaces digitales “sugeridos”. (I)