El cazador furtivo Mobanza Mobembo Gérard, alias 'Guyvanho', es el primer traficante de fauna y flora silvestre condenado en el Tribunal Penal de la República del Congo, África. La justicia determinó, el pasado 19 de agosto, una sentencia de 30 años de prisión.

Anteriormente, todos los crímenes ambientales eran juzgados en los tribunales civiles donde la pena máxima bajo la ley de vida silvestre era de 5 años.

Guyvanho fue condenado por intento de asesinato de los guardabosques y tráfico de marfil de elefante entre otros cargos tras una investigación de 3 años.

La organización Wildlife Conservation Society (WCS) afirma que Guyvanho es probablemente responsable de la muerte de "cientos de elefantes" desde 2008. "La condena servirá como un importante elemento disuasorio para futuros crímenes contra la vida silvestre en la región", indicó la organización.

Emma Stokes, directora regional de WCS para África Central, calificó de un "hito" importante en la protección de la vida silvestre del Congo la sentencia.

"La sentencia envía un mensaje extremadamente fuerte de que los delitos contra la vida silvestre no serán tolerados y serán procesados en los niveles más altos. Confiamos en que la sentencia de hoy sirva de disuasión a los posibles delincuentes que cumplirán penas duras si infringen nuestras leyes sobre la vida silvestre y ponen en peligro a los guardabosques y la seguridad nacional del Congo", señaló. (I)