Toda actividad productiva genera un impacto ambiental lo que se traduce en la liberación de toneladas de CO2 a la atmósfera. Las empresas u organizaciones pueden equilibrar estas emisiones a través de la eficiencia en sus procesos. Las compañías que lo logran obtienen la certificación de carbono neutro.

Esta certificación está avalada por la norma ISO 14064 que está validada a nivel mundial. Con los parámetros establecidos, las empresas pueden medir de forma real y objetiva cuál es su huella ambiental y con esto implementar los cambios necesarios.

Una vez que se mide la huella (consumo de energía eléctrica, combustible, desechos o cualquier tipo de acción que genere gases de efecto invernadero) esto se cuantificará en toneladas de CO2.

Es un buen negocio ser carbono neutro porque generas eficiencia. Además, produces un ahorro entre el 10 % y el 15 % en los rubros que son medidos”, dice José Javier Guarderas, gerente general de Sambito, empresa que certifica la carbono neutralidad en el país.

Publicidad

Para lo que técnicamente una empresa ya no podrá reducir, la metodología exige que se apadrinen áreas de bosques o se compren, en la página web de las Naciones Unidas, una cantidad de bonos para compensar su impacto. “Si mi huella es de mil toneladas de CO2 al año y reduje con eficiencia 100, las 900 restantes las puedo apadrinar o compensar con un área de bosque o comprando bonos”, indica Guarderas.

Ecotec es la primera universidad en lograr la certificación. Foto: Cortesía

Si bien la certificación actualmente es voluntaria, los expertos aseguran que se volverá mandatoria con el paso de los años. De hecho, la Unión Europea firmó el “pacto verde” con el que busca que todo el bloque sea carbono neutro y trabajar solo con proveedores con esta certificación para 2050. Esto empujará al sector empresarial a conseguir la certificación.

En Ecuador cada vez son más las empresas que apuestan por la certificación carbono neutro. Sambito ha asesorado a más de 80 compañías para lograr la distinción.

Publicidad

Incluso, se pueden certificar productos, edificios o actividades específicas de una empresa por etapas. Es el caso de Holcim Ecuador. En el 2019, las soluciones para estabilización de suelos, Agrovial y Base Vial, iniciaron este camino al obtener el Certificado Carbono Neutro. Y este año su cemento Holcim Maestro obtuvo la misma certificación.

Este producto tiene cero emisiones por metro cuadrado en la aplicación final de mampostería, se utiliza 25 % menos agua que las mezclas convencionales, al menos 40 % de ahorro general en el proceso constructivo y sería el único cemento de albañilería con impermeabilizante.

Estos productos permiten reducir y compensar las emisiones de CO2 en la construcción de viviendas y estabilización de vías.

En cambio, la Ecotec se convirtió en la primera universidad del país en recibir la certificación de carbono neutralidad. Esto se logró al implementar planes sostenibles y sustentables en los campus de Samborondón, Juan Tanca Marengo y en vía a la costa. Se remplazaron equipos que cumplieron su vida útil.

Publicidad

“La verdad que la inversión (para obtener la certificación) es muy baja, solo se necesita la decisión. Muchos de los cambios que sugiere la asesoría y la metodología es en la eficiencia”, señala Guarderas.

Pequeños cambios como migrar a focos ledes, apagar las luces y electrodomésticos cuando no sean necesarios ya produce una reducción de emisiones y también de dólares.

Sambito está impulsando un clúster (grupo de compañías interrelacionadas que trabajan en un mismo sector industrial y que colaboran estratégicamente para obtener beneficios comunes) de empresas ecuatorianas certificadas en carbono neutro para que realicen negocios entre sí.

“Por ejemplo, nosotros hemos certificado todos los barcos y hoteles de Metropolitan Touring, y tenemos a Chaide y Chaide que vende colchones. La idea es que si un hotel va a hacer un cambio de colchón considere como primera opción a esta empresa que está certificada como carbono neutro”, afirma Guarderas.

Hay varios entes internacionales acreditados para validar la certificación de carbono neutro. Sambito, cuando se requiere, trabaja con un avalador alemán. En el ámbito local da un aval que cumple con todos los parámetros que exige la norma internacional. (I)