El orden público se enciende en varias poblaciones fronterizas colombianas que limitan con Carchi y Esmeraldas, donde milicianos que utilizan la fachada del Ejército de Liberación Nacional (ELN), advirtieron con una suerte de limpieza social en el vecino país de Colombia.

Desde hace dos semanas en las poblaciones fronterizas de Maldonado y Chical, en el noroccidente carchense, hay recelo, debido a que las fuerzas al margen de la ley han advertido castigar a quienes infrinjan la ley en el vecino territorio.

Varios ciudadanos ecuatorianos por nexos familiares, negocios y actividades agrícolas frecuentan dichas poblaciones diariamente, razón por la que muestran su preocupación, ya que desde hace meses atrás venían respirando un ambiente de tranquilidad.

Según trascendió, unidades militares colombianas que realizaban patrullajes móviles en las poblaciones fronterizas de Tallambí, Nulpe, San Juan, entre otras, en el lado colombiano, ya no están en la zona.

Publicidad

Esta situación habría sido aprovechada por los grupos violentos que buscan asumir el control de este sector fronterizo, utilizado para actividades de minería ilegal, tráfico de drogas, medicinas y pertrechos militares que ingresan irregularmente hacia Ecuador.

Un comunicado que circula en las redes sociales en las últimas horas señala: “Como Ejército de Liberación Nacional, ELN, debido a la pandemia del COVID-19, muchos la están tomando como un juego, por tal razón se están tomando medidas con nuestras propias leyes”. El documento también indica que consumidores de licor, drogas, fiestas clandestinas y toda reunión que se realice en zonas urbanas y rurales “serán destruidas”.

“Ojo, hacemos el llamado, a partir de las 9:00 pm (21:00), no queremos encontrar a nadie en las calles, esquinas o grupos de personas, tiendas abiertas, vendedores de licores, fiestas familiares ni a vehículos transitando”, cita el comunicado.

Y agrega que no se harán responsables de quienes irrespeten la cuarentena, dispuesta por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, y se dediquen a los distintos actos.

La advertencia está dirigida a los municipios de frontera de Ipiales, Carlosama, Pupiales, Aldana, Guachucal, Cumbal, cercanos a Tulcán.

También previenen a los pobladores de La Unión, Albán, Tumaco, Samaniego y Contadero en la zona costera.
El comunicado divulgado en redes concluye con el siguiente mensaje: “Todas las estructuras del ELN han sido orientadas para cumplir dicha orden”.

Publicidad

Luego de la masacre registrada la noche del sábado en Samaniego (Colombia), ubicada a 112 km del puente internacional de Rumichaca, que dejó ocho jóvenes de entre 17 y 25 años asesinados, las autoridades del Gobierno colombiano se movilizaron a este sector.

Carlos Holmes, ministro de Defensa de Colombia, presidió un Consejo de Seguridad en Nariño, donde ofreció 200 millones de pesos, unos 55 000 dólares para quienes brinden información que permita la captura de los responsables de la matanza perpetrada allí.

Este domingo Holmes anunció la creación de un grupo de tarea especial para adelantar las investigaciones y actos urgentes liderados por la Fiscalía. La Policía Nacional creó un grupo de reacción especial con 30 unidades para seguridad.

Gobierno colombiano indaga masacre y refuerza seguridad en el departamento de Nariño

Luego del incidente registrado el sábado, en Samaniego, donde ocho jóvenes fueron asesinados, el Gobierno colombiano anunció varias medidas para dar con los responsables de este hecho de sangre. Las víctimas de la matanza, en el departamento de Nariño, tenían entre 17 y 25 años.

El Ministerio de Defensa señaló que arribaron 20 expertos e investigadores de inteligencia policial, fue asignado un oficial del Grupo Antiterrorismo para liderar las indagaciones y se creará el Centro de Fusión de Inteligencia para perseguir a los grupos armados organizados, en Colombia.

Fue establecida una compañía militar con 120 hombres para desplegar operaciones en la región y se destinó un batallón contra el narcotráfico y una compañía de fuerzas especiales en Llorente.

La Armada Nacional anunció que realizará más operaciones fluviales en el río Patía. La Fuerza Aérea pondrá en operación aeronaves remotamente tripuladas en todo el departamento para fortalecer la capacidad de reconocimiento, vigilancia y recolección de inteligencia durante las 24 horas del día.

Así las cosas, vuelve a calentarse la frontera colombo-ecuatoriana, en medio del recrudecimiento de la pandemia del COVID-19 y un ambiente de violencia que deja ya 20 muertos y preocupación en los habitantes de los sectores fronterizos de Colombia y Ecuador.

El domingo anterior el ministro de Defensa, Carlos Holmes, presidió un Consejo de Seguridad en Nariño, donde ofreció 200 millones de pesos, unos 55 000 dólares para quienes den información que permita la captura de los responsables de la matanza perpetrada.

Holmes anunció la creación de un grupo de tarea especial para adelantar las investigaciones y actos urgentes liderados por la Fiscalía. La Policía Nacional creó un grupo de reacción especial con 30 unidades para seguridad. (I)