El Ministerio del Ambiente y Agua (MAAE) realizó una primera estimación de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero que provocó el confinamiento en Ecuador.

Según el estudio, hubo una disminución del 49 % (212,324 toneladas de CO2 aproximadamente) en la primera semana de confinamiento. Para la segunda semana fue del 59 % (256,778 toneladas) y en la tercera semana estimó una disminución del 60 % (264,138 toneladas).

Además, un estudio realizado por el Municipio de Quito, en conjunto con la Universidad de las Américas, evidenció que la cuarentena y la restricción de movilidad en la ciudad contribuyeron significativamente a que los niveles de contaminación del aire se reduzcan.

"El porcentaje de los contaminantes en el aire de Quito tuvo una reducción aproximada del 50% frente a los datos recogidos antes de que se pidiera a los ciudadanos permanecer en casa", asegura el MAAE.

Publicidad

Sin embargo, varias organizaciones ambientales han asegurado que los niveles de contaminación llegarán a los niveles normales e incluso aumentarían luego del levantamiento de las medidas del confinamiento no solo en Ecuador sino a nivel mundial.

La contaminación del aire, que está asociada a diferentes factores como la producción industrial, la movilidad urbana y al desarrollo no planificado de las urbes, genera un impacto negativo sobre la población y los ecosistemas.

Hoy conmemoramos el Día Interamericano de la Calidad del Aire, oportunidad para comprometernos a evitar la emisión de contaminantes químicos y físicos que puedan generar deterioro al ambiente. pic.twitter.com/8pUOttlFJH

Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer del pulmón y las enfermedades.

Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua (e), señala que para el Gobierno “es una prioridad el implementar acciones enfocadas en mejorar la calidad de vida de los ecuatorianos, a través del fortalecimiento de políticas públicas encaminadas a la reducción de la contaminación de los recursos agua, aire y suelo”.

Indica que el país cuenta con la Norma de Calidad del Aire Ambiente o Nivel de Inmisión, donde se establecen las concentraciones máximas permitidas para los contaminantes criterio (partículas sedimentables, material particulado menor a 10 micrones, material particulado menor a 2.5 micrones, dióxido de azufre, monóxido de carbono, ozono, dióxido de nitrógeno).

El objetivo principal de la normativa, según el MAAE, es proteger la salud de las personas, la calidad del aire, el bienestar de los ecosistemas y del ambiente en general. Para poder cumplir con los objetivos, esta norma establece los límites máximos permisibles de contaminantes en el aire ambiente a nivel de suelo.

Además, el país cuenta con un inventario de emisiones desarrollado en las ciudades de Latacunga, Ambato, Riobamba, Santo Domingo, Ibarra, Manta, Portoviejo, Esmeraldas, Rumiñahui, Quevedo, Loja, Azogues, Babahoyo y Quevedo, como herramienta para identificar de forma precisa los sectores de mayor contribución por tipo de contaminante y consecuentemente las fuentes a las cuales deben aplicarse medidas de control prioritarias.

El MAAE invita a la ciudadanía a realizar acciones cotidianas para mejorar la calidad del aire como desplazarse a pie o en bicicleta, priorizar el uso de transporte público, evitar desplazamientos innecesarios con vehículo particular, consumir productos y servicios con etiquetados y certificaciones ecológicas, entre otros. (I)