En los cantones Quero, Mocha y Patate, en Tungurahua, se adoptan medidas de bioseguridad más rigurosas con el fin de controlar nuevos casos en la emergencia sanitaria.

El alcalde de Quero, José Morales, informó que luego de pasar un mes en color de semáforo en rojo, este martes retornó el cantón a amarillo.

Explicó que en la reunión del Comité de Operaciones Emergentes (COE) cantonal se analizó que el contagio es comunitario, ante lo cual se planificó la realización de control de temperatura, uso de insumos de bioseguridad.

Este martes, a 70 funcionarios y trabajadores del Municipio de Mocha les hicieron las pruebas cualitativas con el fin de descartar posibles casos.

El alcalde de Mocha, Danilo Ortiz, dijo que seguirán los controles para dar la atención en las ventanillas para lo que es recaudación, rentas, planificación y ordenamiento territorial, entre otras. (I)