La cifra de contagiados con coronavirus en Quito según el COE Nacional hasta el día de hoy es de 8581 personas contagiadas de COVID-19; este incremento se debe a la indisciplina de los ciudadanos, porque no hay respeto al toque de queda y el aislamiento social.

Por esta razón, el mayor Fabián Fabara manifiesta que desde el cuartel Eplicachima ubicado al sur de Quito, el personal militar sale a realizar controles por toda la ciudad, con el objetivo de que se respete el toque de queda.

El oficial dijo que para realizar estos patrullajes, ellos se dotan de armas neumáticas que disparan municiones de pintura con talco, porque este tipo de armas son disuasivas, es decir, no son letales.

Además, el mayor Fabara dice que este tipo de armas son utilizadas para los disturbios, para los controles del distanciamiento social, y para apoyar a los agentes metropolitanos de la capital, que en algunas ocasiones han sufrido agresiones por parte de ciertos ciudadanos.

Por ello, Fabara aclara, que este tipo de armas disuasiva sirven para repeler, porque al ser disipada, la persona sufre un impacto que no es letal, ya que, estas armas disparan municiones o bolitas hechas con pintura recubierto con una capa plástica, y en el momento que impacta en el cuerpo, estas se revientan y queda una mancha producto de su contenido. (I)