En 26 días se registraron a nivel nacional 50 000 desafiliaciones al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), según cifras de las Cámaras de Comercio de Quito y Guayaquil.

El pasado 14 de mayo eran 150 000 y a la fecha esta cifra asciende a 200 000 desafiliaciones de empleados en relación de dependencia entre marzo y mayo de 2020. El 45 % corresponde a la provincia de Pichincha y 25 % a Guayas, indican los gremios.

Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), mencionó que la pérdida del empleo es por la falta de medidas para otorgar liquidez y el aislamiento productivo.

“Actualmente solo existen 1,8 millones de trabajadores privados en relación de dependencia que aportan a la Seguridad Social. Si la cifra continúa cayendo, será un problema para cubrir las prestaciones”, dijo Arosemena.

El BID estima que se podrían perder hasta 500 000 empleos formales a lo largo del año si no se toman medidas para una reactivación efectiva.

Y el presidente Lenín Moreno, afirmó en su cuenta de Twitter, el pasado 19 de mayo, que hubo una pérdida de 150 000 empleos.

“En economías con regímenes laborales más flexibles la recuperación del empleo se está dando de manera más ágil. Con un mercado laboral rígido como el ecuatoriano, el empleo podría tardar más de un año en recuperarse”, dijo Arosemena.

En tanto, Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), indicó que la afectación también se concentra en el sector empresarial.

“Las políticas económicas no deben afectar más la liquidez de las empresas. Adelantar impuestos a personas o empresas que no tienen liquidez solo afectaría la recuperación de la economía. Lo que el país requiere es una agenda mínima para la recuperación en temas tributarios, financieros y laborales”, manifestó. (I)