La erosión regresiva que colapsó a la cascada de San Rafael (en febrero) y que hace un poco más de un mes destruyó los oleoductos SOTE (Sistema de Oleoducto Transecuatoriano) y OCP (Oleoducto de Crudos Pesados) en un sector cercano, vuelve a amenazar a los oleoductos, ahora en el sector del río Quijos.

Por eso, OCP Ecuador y Petroecuador anunciaron casi paralelamente que se encuentran implementando medidas para proteger ambos ductos, entre las cuales consta construir una nueva variante.

La empresa privada OCP indicó que existe esta erosión regresiva del río Quijos en el Sector Volcán El Reventador y desde ya se instalan puntos de drenaje y se construye una variante temporal en la zona de riesgo. La idea es que no se afecte el transporte de crudo. “No tenemos certeza de que la erosión alcance la tubería, sin embargo, hemos preferido tomar las precauciones necesarias de manera de minimizar al máximo posible el impacto, en caso de que esto llegara a ocurrir” comentó Roberto Grijalva, gerente de operaciones de OCP Ecuador.

También explicó que la erosión regresiva es un fenómeno natural que avanza a un ritmo acelerado y su evolución es muy compleja de prever. Pero indicó que al ser ahora posible visualizar el avance del fenómeno, OCP Ecuador ha tomado algunas medidas de prevención. Una de ellas es la instalación de tres válvulas de drenaje, que permitirán drenar el oleoducto cuando sea necesario y así evitar un vertido de crudo en caso de que el fenómeno alcance el mismo.

Por su parte, Petroecuador informó que de acuerdo a evaluaciones permanentes que realiza la EP Petroecuador en el sector de San Rafael, límite de las provincias de Napo y Sucumbíos, se identificó que durante los días 6 y 9 de mayo se produjo un evento erosivo significativo en el lecho del río Quijos.

En este sentido, Petroecuador ha planificado la construcción de una nueva variante del Oleoducto Transecuatoriano, ubicada en la zona de San Rafael, con 370 metros de longitud para evitar afectaciones debido a eventos naturales.

Un equipo de topógrafos y técnicos de mantenimiento del oleoducto ya trabaja en el diseño y construcción de esta nueva variante, que estará alejada 170 metros del cauce del río Quijos. Esto garantizará la integridad de las tuberías del SOTE y del Poliducto Shushufindi – Quito.

EP Petroecuador también colocará dos obturadores en los extremos de la variante de la línea principal. Estos equipos permitirán el bloqueo inmediato del transporte de crudo en el SOTE, con el propósito de evitar derrames en caso de presentarse una nueva afectación a su infraestructura, por causas naturales.

OCP informó que Techint E&C es la empresa constructora contratada para realizar las obras de bypass que se realizan. Esta compañía, que construyó el oleoducto en 2003, ha dispuesto más de 150 personas para realizar esta variante que pese a no ser definitiva, permitirá que preservar el flujo de crudo y el ambiente. (I)