Los meses de marzo, abril y mayo se han vuelto difíciles para varios ciudadanos que mantienen deudas ya sea en casas comerciales, bancos u otras instituciones. Pese a que algunas de las mismas han aplicado mecanismos para contribuir con sus deudores como fue el no cobro de pagos mínimos en ciertas tarjetas de crédito o no suprimir el interés por mora en caso de atraso.

En otros casos las cuotas correspondientes a dos meses fueron trasladadas al final de la deuda. Solo en la primera quincena de abril –en pleno confinamiento– fueron 1 285 000 los clientes de la banca que pidieron diferir sus cuotas de créditos.

Sin embargo, las deudas se mantienen y estas deberán ser cubiertas. Ante esto se plantean opciones para aquellas personas afectadas por la situación tanto sanitaria como económica una de ellas es la reestructuración de deudas y la refinanciación de las mismas.

Estos procesos se realizan para evitar caer en mora con las instituciones y así que no se vea perjudicado el historial crediticio ni se gestionen más cobros.

Publicidad

Bruno Ramos, coach profesional certificado y gerente de negocios de Tributa al día, empresa dedicada a la asesoría tributaria, contable y financiera; explica que ambas opciones van a tener repercusiones en el interés que se pagará por el monto que se adeuda. Además que ahora plantear un cronograma de pagos con alguna institución puede ser desfavorable para el deudor.

"Si usted lo hace en este momento, yo creería que va a ser mucho más difícil que tengan una apertura como la que tenían hace dos meses porque yo podría entender cómo hiciste esos dos meses para sobrevivir. La casa comercial podría complicar la negociación y a lo mejor podría aceptarle un nuevo cronograma de pagos, pero bastante más desfavorable para usted", señala.

Las condiciones de estos procesos dependerá exclusivamente de las entidades, aclaró la Superintendencia de Bancos.

¿Cuándo se puede reprogramar una deuda?

El primer escenario se da con el conjunto de deudas que se mantienen en una misma entidad (sea esta bancaria como empresa o país). Estas pueden ser unificadas para así estructurar un plan de pagos.

Con esto se busca anticiparse al incumplimiento, evitar el pago de intereses por mora y que esta se reajuste a su capacidad actual de pago.

Ramos señala que esta es la única opción que tienen las empresas para poder cumplir con sus proveedores. "Decirle al banco o a sus proveedores: mira proveedores, te quiero pagar, no tengo hoy la liquidez que he venido teniendo. Hagamos una cosa, dilatemos el tiempo de pago, dame tiempo".

¿Cuándo se puede refinanciar una deuda?

El refinanciamiento de la deuda consiste en dilatación en el tiempo de la misma así como se establece unas nuevas tasas de interés para cubrir el valor que se debe pagar.

En marzo pasado, la Asociación de Bancos del Ecuador indicó que ofrecen soluciones de refinanciamiento en acomodo de las necesidades particulares de cada caso. Es importante que se comunique con la entidad para poder llegar a un acuerdo de este proceso y conocer las condiciones que plantea, para esto las instituciones habilitaron canales digitales.

Ramos aconseja que antes de hacer este paso se debe mirar la economía familiar y optar por el recorte de gastos que antes eran destinado para el ocio y que esto permita cubrir con las deudas y obligaciones. En el caso que aún haciendo esto se vea superado el valor opte por refinanciar la deuda. (I)