El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó este jueves un préstamo de libre disponibilidad por $500 millones para ayudar a cubrir las necesidades presupuestarias del país durante la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 y promover la recuperación económica. Adicionalmente, esta operación se beneficia de una donación de apoyo presupuestario por $6 millones del Mecanismo Global de Financiamiento Concesional (GCFF, por sus siglas en inglés) que se creó para respaldar a los países de ingresos medios que acogen a un gran número de refugiados. Estos recursos apoyarán los esfuerzos de Ecuador destinados a la población migrante venezolana y la población ecuatoriana de acogida. En total son $ 506 millones.

El préstamo mayor aprobado es el segundo de una serie de tres operaciones de Financiamiento Programático para Políticas de Desarrollo (DPF, por sus siglas en inglés); el primer préstamo de esta serie se desembolsó en junio de 2019 y el contenido de esta operación se ha adaptado al contexto actual y a las necesidades que enfrenta el país como consecuencia de la pandemia.

Los recursos de libre disponibilidad aprobados hoy tienen tres objetivos: apoyar al Gobierno en la respuesta al Covid-19; además de eliminar las barreras para el desarrollo del sector privado y apoyar la recuperación económica. El tercer aspecto es promover la eficiencia del sector público y la sostenibilidad fiscal después de la crisis.

“El decisivo apoyo de los organismos multilaterales, entre ellos el Banco Mundial, nos permite apuntalar los esfuerzos para seguir protegiendo a los más vulnerables y al empleo. Así, también, evidencia un reconocimiento al manejo ordenado y responsable de la deuda”, manifestó el Ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez.

Las operaciones en reconocimiento a políticas públicas son posibles cuando existe una gestión macroeconómica adecuada. En este caso, la operación de $500 millones reconoce los esfuerzos del Gobierno de Ecuador para alcanzar la sostenibilidad fiscal, fortalecer la dolarización, mejorar la transparencia y la rendición de cuentas, y promover una gestión responsable de la deuda pública.

“Reconocemos el esfuerzo que el Gobierno de Ecuador está realizando y la necesidad de continuar con la recuperación económica a mediano plazo”, dijo la directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, Marianne Fay. “Continuamos apoyando a Ecuador para responder a esta emergencia sanitaria, esta vez a través de recursos que permitan al Gobierno atender las necesidades más urgentes de la población”, señaló. Estos recursos son parte de un esfuerzo coordinado de la comunidad internacional para apoyar la respuesta al Covid-19 y apuntalar el programa de estabilización macroeconómica y crecimiento inclusivo de Ecuador.

El préstamo es de margen variable, reembolsable en 28 años y cuenta con un período de gracia de 11 años.

Esta misma semana, el Fondo Monetario Internacional también facilitó en favor de Ecuador un crédito por $ 643 millones