A medida que la pandemia de COVID-19 se propaga en la región, la crisis sanitaria, social y económica es cada vez más evidente. El efecto conjunto de factores externos e internos conducirá a la peor contracción de las economías de la región desde 1914 y 1930.

Sin embargo, América Latina y el Caribe ya desde antes de la pandemia acumulaban casi siete años seguidos de bajo crecimiento, con un promedio de aumento del 0,4 % del producto interno bruto (PIB).

Según las últimas estimaciones de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (Cepal), se prevé una contracción regional promedio del 5,3 % para 2020 por encima del 5 % que se registró durante la Gran Depresión en 1930 y el 4,9 % que se anotó en 1914.

Publicidad

Cepal en su informe titulado Dimensionar los efectos del COVID-19 para pensar en la reactivación explica que la crisis económica provocada por el virus se ha transmitido a la región a través de cinco canales.

El organismo menciona la reducción del comercio internacional, la caída de los precios de los productos primarios, la intensificación de la aversión al riesgo y el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales, la menor demanda de servicios turísticos y la reducción de las remesas como las vías de deterioro.

A su vez, la caída de la actividad de China, que es un importante mercado para las exportaciones de varios países de América del Sur, hará que la economía se contraiga el 5,2 %, según la Comisión.

Publicidad

Con la misma cifra de 5,2% coincide la proyección realizada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en cambio la del Banco Mundial proyecta una cifra menor y estima una caída del PIB del 4,6% en América del Sur.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, aseguró durante la presentación del informe que a raíz de la crisis se prevé un fuerte aumento del desempleo con efectos negativos en pobreza y desigualdad.

Publicidad

El número de desempleados de la región llegaría a 37,7 millones, debido a que la tasa de desempleo se ubicaría en torno al 11,5 %, tras registrarse un aumento de 3,4 puntos porcentuales respecto del nivel de 2019, cuando se situó en 8,1 %.

Tras la caída del PIB y el aumento de la cifra del desempleo, los ingresos de los hogares y su posibilidad de contar con recursos suficientes para cubrir necesidades básicas también se verían afectados, provocando que la tasa de pobreza en la región aumente el 4,4 % durante lo que resta de 2020.
Unos 29 millones de personas quedarían en situación de pobreza al incrementarse la tasa de 30,3 % a 34,7 %. De igual forma, la pobreza extrema crecería en 2,5 % al pasar del 11,0 % al 13,5 %, afectando a unos 16 millones de personas.

“Hay que prepararse para el mundo pos-COVID-19. Debemos pensar en el futuro de la región, en la nueva geografía económica ante la elevada dependencia de manufacturas importadas”, indicó Bárcena.

En tanto, en el marco de cómo mitigar los efectos de la crisis, Bárcena mencionó que los países han anunciado medidas importantes, pero que deben ser reforzadas mediante la ampliación del espacio fiscal.

Publicidad

“Es urgente acceder a recursos financieros con base en un apoyo flexible de los organismos financieros multilaterales, acompañado de líneas de crédito a bajo costo, alivios del servicio de la deuda y eventuales condonaciones”, dijo.

Bárcena recalcó también que “no habrá progreso sin cooperación y solidaridad internacionales” e instó a los líderes del G20 a apoyar a que organizaciones multilaterales presten dinero a un interés favorable y alivien de la deuda a países altamente endeudados, aplazándola o condonándola, ya que de lo contrario “los pagos serán imposibles”, refiere.

MEDIDAS

Argentina

El Gobierno ofreció a sus acreedores privados una disminución del 62 % en el pago de intereses sobre una deuda externa de $70 000 millones. Con el FMI mantiene una deuda de $44 000 millones.

Ecuador

Los tenedores de bonos de su deuda externa aceptaron la Solicitud de Consentimiento para diferir pagos de intereses hasta el 15 de agosto de 2020, con esta decisión el país aplaza el pago de $811 millones.

Perú

Pese a tener una de las deudas públicas más bajas de América Latina, 27 % del PIB, anunció que destinará más de $25 000 millones, 12 % del PIB, para mitigar el impacto de la crisis del coronavirus. (I)