El uso de drones fumigadores aplica el Municipio de Santo Domingo para desinfectar hospitales, centros de salud, calles y espacios públicos con difícil acceso, como parte de las medidas para prevenir la propagación del coronavirus COVID-19.

En el hospital Gustavo Domínguez los drones fumigaron los ingresos, parqueaderos y accesos peatonales utilizando amonio cuaternario mezclado con agua.

El alcalde Wilson Erazo indicó que a más de la fumigación a casas hospitalarias, calles y espacios públicos, los drones también realizan desinfecciones en las celdas del relleno sanitario donde se colocan los desechos hospitalarios comunes y los que se utilizaron con pacientes de COVID-19.

Ider Alcívar, subgerente de saneamiento de la Empresa Municipal de Construcciones, sostuvo que los aparatos son dirigidos por medio de un software a distancia, así se evita la presencia de personas que los manipulen cerca. Además recalcó que cubren un área de 6.000 a 10.000 metros cuadrados con la aspersión que realizan.

“El área que cubren nos ahorran tiempo en la fumigación y nos permite llegar a lugares de difícil acceso, ya sea callejones o calles estrechas”, indicó Alcívar.

Otro tipo de desinfección que aplica el Municipio es mediante tanqueros, incluido el baldeo. “El líquido que usamos es biodegradable, es amigable con el ambiente y no genera impacto”, agregó el alcalde.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal tiene identificado más de 160 puntos en la ciudad, donde se registran contagios y posibles casos de COVID-19. Allí se desinfecta con tanqueros, camiones cisterna del Cuerpo de Bomberos y los drones. Estos últimos artefactos son utilizados en sitios como la urbanización Los Rosales, que al tener callejones peatonales no pueden pasar vehículos para realizar las fumigaciones. (I)