A diferencia del feriado de carnaval, que llenó diversos balnearios del país, el de Semana Santa es distinto.

Ahora los ciudadanos deben permanecer en sus casas respetando la restricción de movilidad ante la emergencia sanitaria por el COVID-19, que hoy cumple un mes de haber sido declarada.

Y este escenario sigue generando pérdidas para el sector turístico interno.

Según el Ministerio de Turismo, se espera que debido a la emergencia sanitaria de 60 días impuesta por el Gobierno a nivel nacional, el feriado de Semana Santa se vea afectado, generando una pérdida económica en turismo interno de alrededor de $42,7 millones.

Publicidad

Sin embargo, para Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, las pérdidas desde que empezó la emergencia ascienden a más de $380 millones.

“El impacto es la dinamización, no se va a mover dinero, eso hay que tener claro”, puntualiza Muñetón.

A diferencia del año anterior, el país en los tres días que duró el feriado de Semana Santa dinamizó la economía en $44 millones, de acuerdo con datos de la cartera de Estado encargada.

Muñetón considera que este es el momento de replantear objetivos, entre ellos, no solo enfocarse en los asuetos sino en los 365 días del año.

Tenemos que ser eficientes, no ser caros e invitar al ecuatoriano a que conozca Ecuador, pero cómo lo va a conocer si le cobran tantos impuestos...”, Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador.

Añade que en el sector turístico hay grandes preocupaciones como las deudas en el pago de sueldos a sus trabajadores.

“No están funcionando los restaurantes, hoteles, agencias, pero tienen una nómina de pagar y las pérdidas van aumentando”, resalta.

Publicidad

Escenarios que viven Douglas Dillon y Carlos Abad.

Dillon es gerente de operaciones de la hostería Farallon Dillon en Ballenita y tiene pérdidas de $40 000 mensuales.

Cuenta que desde la emergencia sanitaria todas las reservas nacionales e internacionales fueron anuladas.

Posteriormente redujo los gastos de operación, mandó de vacaciones a su personal y ahora se encuentra trabajando en nuevas acciones.

Después de la cuarentena se va a desarrollar un turismo más consciente, más enfocado a la naturaleza, además vamos a tener que someternos a un bajón de precios en general, pero no sacrificando la calidad de servicio sino mejorando la eficiencia. Prevemos que se dé un despierte en turismo nacional más que nada por el espíritu de sacar adelante cada uno de los países”, Douglas Dillon, gerente de operaciones de la hostería Farallon Dillon

Carlos Abad es presidente de la Cámara de Turismo de la provincia de Santa Elena y maneja el hotel Makai y los clubes Lux, Poco Loco y Abad Lounge en Montañita. Dice que las pérdidas son al 100 %.

“Hay muy pocos que por temas humanitarios y por tránsito están atendiendo. Pero, de ahí en general, en el turismo receptivo estamos parados a un 100 % y obviamente se nos viene encima la carga fiscal, el tema del SRI (Servicio de Rentas Internas), los trabajadores, del IESS, servicios básicos”, menciona.

Abad dice entender que ahora la emergencia y la mirada del Gobierno están fijadas en la salud, pero espera que el sector no quede olvidado.

El mismo pensamiento tiene Dillon. Cree que la necesidad urgente es cambios en el Código de Trabajo. “Se debe trabajar en la legislación laboral. Si no nos oxigenan, vamos a tener que cerrar porque hay que ver todo el panorama”, explica.

Muñetón señala que las pérdidas económicas son inevitables porque la vida de los ciudadanos está “congelada”, pero cree que también deben congelarse las deudas: “Hay que ser consecuente tanto el trabajador como el empleador, debe haber la solidaridad, la ayuda del uno al otro si no, no salimos de esta”. (I)

Ingresos en feriados del 2019

  • Carnaval: En los tres días de carnaval del 2019 (3, 4 y 5 de marzo) se registró un gasto de $64,9 millones y se movilizaron 723 000 turistas. La mayoría de Quito.
  • Semana Santa: El 19 de abril hubo un gasto de $43,1 millones y circularon en el país 576 000 turistas.
  • Día del Trabajo: Por el 1 de Mayo se gastaron $34 millones y se movilizaron 455 000 turistas.
  • Batalla del Pichincha: Por el asueto correspondiente al 24 de mayo se registraron $40 millones aproximadamente en gastos y circularon 476 000 turistas.
  • Primer Grito de Independencia: En el feriado por el 10 de agosto se gastaron $53,41 millones y se movilizaron 565 000 turistas. La mayoría de ellos provenientes de la Costa.