Las primeras alertas de la contaminación por petróleo, tanto en el río Coca como en el Napo, se dispararon, tras la rotura del Sistema de Oleoductos Transecuatoriano (SOTE) y posterior derrame de crudo. El Municipio de Francisco de Orellana anunció que se suspendió la captación de agua desde el río Coca, a partir de las 21:00, luego de un hundimiento de tierra, ocurrida en el límite provincial entre Napo y Sucumbíos y que provocó la rotura de la tubería.

Primeras consecuencias ambientales tras rotura del SOTE esta madrugada @eluniversocom pic.twitter.com/M99VFsyb5d

Juan Báez, director de Agua Potable del Municipio de Orellana dijo a medios locales, que ya no se está captando el agua del Coca, para evitar problemas de salud a la ciudadanía. En tomas que han realizado los habitantes de la zona, se puede ver una película aceitosa que mancha las aguas del río. También indicó Báez que se ha procedido a poner en operación a la planta del Río Payamino y que de ese río se tomará ahora la captación para poder dotar de agua a las viviendas. Sin embargo, se ha hablado con Petroecuador para que ayuden con la dotación de agua potable, mientras se resuelve el problema.

Entre tanto, Juan Carlos Orellana, alcalde del cantón Aguarico, en un comunicado también informó que se ha dejado de captar agua del río Napo, y que se buscará dotar a la ciudadanía del líquido vital.Mientras tanto, hizo un llamado a la comunidad para que ahorre agua.

#URGENTE. Tras reporte d hundimiento del SOTE a la altura de San Rafael entre Napo y Sucumbíos, comuneros de las riberas del rio Coca y otros afluentes reportan presencia de petróleo en el agua, poniendo en grave riesgo el abastecimiento de agua para las comunidades ribereñas. pic.twitter.com/Oaqbp9udXY

En un twitt de la Confeniae se pidió urgente atención por parte de las autoridades, pues en momentos en los que hay una pandemia, este tipo de problemas vuelven más vulnerables a la poblaciones afectadas por la contaminación.