"Hago un llamado de atención a quienes no tienen claro que nos estamos jugando la vida de nuestros seres queridos, a quienes no tienen claro que no hay sistema de salud que alcance si no ponen de su parte. (...) Si ustedes ayudan no llegaremos al momento que tengamos que escoger a quién salvar y a quién no, pero solo si ustedes ayudan, solo si todos sumamos”.

El vicepresidente Otto Sonnenholzner hizo el domingo este llamado ante la posibilidad de que en los próximos siete o diez días la situación de la emergencia sanitaria en Ecuador, generada por la propagación del nuevo coronavirus, podría ser más difícil.

Sonnenholzner insistió en que una de las decisiones importantes adoptadas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional es el aislamiento obligatorio en sus viviendas, independientemente de que se esté en momentos de toque de queda o no. “Nadie puede salir de casa, si no es para ir a comprar alimentos de forma organizada. Un miembro por familia, con las medidas de seguridad adecuadas en los lugares que pueden asistir”.

Aunque el vicepresidente mencionó que existen imágenes alentadoras en todo el país de que hay poca movilidad e incluso mostró gráficas de cámaras del sistema de videovigilancia del ECU-911 en el que en el sector de Tambillo (Pichincha) solo circulaban camiones por las vías y muy pocos autos particulares, en otras zonas del país no solo eran visibles aglomeraciones para adquirir víveres, sino también ciertos ciudadanos que circulaban en medio de esas situaciones sin las medidas para evitar un contagio (guantes y mascarilla).

Publicidad

En Guayaquil, el toque de queda va desde las 16:00 a 05:00, por lo que las actividades para proveerse de víveres y medicinas se desarrollan con apuro en las mañanas.

El domingo ciudadanos hacían fila para entrar a supermercados, pero ahora esperan mayor tiempo para ingresar, debido a la gran cantidad de compradores que existen. También fue evidente, por ejemplo en la zona de Los Vergeles, en el norte, que se realizaba la comercialización de alimentos sin respetar las normas básicas de higiene y en medio de un gran número de vendedores y compradores que no usaban mascarilla o guantes.

El vicepresidente Sonnholzner hizo un llamado a las autoridades locales a que implementen bien lo que se ha dispuesto desde el COE nacional y se encuentra en vigencia.

Debido a que Guayas es la provincia más golpeada por casos de COVID-19, 789 hasta ayer en la mañana, el vicepresidente explicó que ellos como autoridades nacionales trabajan fuertemente con las autoridades locales en la provincia y con el gobernador para ir tomando medidas más fuertes en la zona a la que la calificó como el “epicentro” de esta emergencia sanitaria.

Añadió Sonnenholzner que el toque de queda se dispuso a las 16:00 para las provincias de Santa Elena y Galápagos, al igual que estaba definido para Guayas, porque Santa Elena y Galápagos tienen un sistema de salud frágil. Mientras que para Guayas, adelantó el vicepresidente, que posiblemente se implemente desde la próxima semana un programa de zona de seguridad especial que fue presentado ayer en el COE nacional por el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín.

Finalmente, el segundo mandatario criticó que en el país existan más detenidos que contagiados COVID-19 a nivel nacional. “Pongamos de nuestra parte, no podemos llenar las cárceles de gente que incumple una normativa que está vigente para salvar vidas, no puede ser que hoy tengamos más detenidos por el incumplimiento del aislamiento obligatorio que contagiados”, enfatizó.

Publicidad

Toque de queda

Cifras del Ministerio de Gobierno revelan que, hasta las 07:00 del domingo último, existían a nivel nacional 668 personas detenidas por incumplir el decreto ejecutivo 1017, es decir, irrespetar el toque de queda y las restricciones por la excepción.

Controles

Puestos fijos y volantes mantienen la Policía, Ejército y ATM en Guayaquil. (I)