Con vallas se bloquearon los dos puentes en Rumichaca para impedir el paso de vehículos y peatones. Militares, policías y vigilantes aduaneros se apostaron desde la medianoche del domingo para hacer cumplir esa medida que intenta frenar el avance del coronavirus.

Colombia dispuso primero el cierre de su lado, pues Ecuador, en las medidas previas, no había estipulado la restricción.

John Rojas, gobernador de Nariño, y Fernando Villota, alcalde de Ipiales, estuvieron después de la medianoche del domingo en el puente internacional de Rumichaca para verificar los operativos de control sanitario y migratorio.

El objetivo es que se cumplan las disposiciones gubernamentales para evitar la presencia del COVID-19, dijo Rojas, quien tomó la decisión de restringir el ingreso de extranjeros y colombianos por este puerto terrestre fronterizo que limita a Colombia con Ecuador.

Publicidad

La medida tomó por sorpresa a conductores y comerciantes. Jorge Chamorro, conductor de un camión de carga internacional, quien dejó la unidad a 300 metros del viaducto bilateral (Rumichaca), en una de las almaceneras de Ipiales, ya no pudo movilizar el automotor ni ingresar a territorio colombiano tras la medida.

“Son varios motoristas ecuatorianos que con la decisión están atrapados en varias ciudades del vecino país y que no sabemos qué vaya a suceder con ellos ni con el intercambio comercial entre los dos países”, comentó.

El alcalde Villota dijo que se busca reforzar el control en los 37 pasos informales que comunican a la frontera por esta parte de la frontera.

Las autoridades colombianas anunciaron que únicamente los colombianos y extranjeros residentes en ese país podrán superar el viaducto binacional e ingresar, pero previo control y aislamiento preventivo obligatorio de catorce días.

Publicidad

Los ciudadanos de Colombia que entren con documentación cumplirán la medida en sus casas, y los foráneos con visas o pasaportes lo harán en hoteles para evitar contagios.

Óscar Ruano, gobernador de Carchi, se mostró preocupado porque tras la decisión colombiana el comercio internacional por Rumichaca decayó a cero. “Hay un vacío en las decisiones colombianas, porque incluye al transporte de mercancías”, indicó la autoridad.

En la Mesa de Seguridad que se instaló en el ECU911 de Tulcán, uno de los temas abordados fue el relacionado con las exportaciones e importaciones, tomando en cuenta que Colombia es uno de los principales socios comerciales de Ecuador.

Ante la negativa de las autoridades de no permitir el ingreso a Tulcán o Ipiales, pobladores de sectores fronterizos han decidido movilizarse por trochas y pasos fronterizos utilizados para el contrabando.

Publicidad

Laura L., quien fue a visitar a sus familiares a Ipiales el domingo, dijo que luego de insistir en Rumichaca y no lograr retornar al Ecuador, decidió ingresar a Tulcán por 4 Esquinas en una motocicleta.

Según Cristian Benavides, alcalde de Tulcán, persiste la preocupación de que los pasos no habilitados en el sector rural sean utilizados para entrar al Ecuador. (I)

Tufiño

El puente que comunica a la parroquia de Tufiño (Ecuador) a 20 km de Tulcán, con Chiles (Colombia), en el noroccidente de la frontera, continúa cerrado al tránsito de personas y automotores. Estos controles son parte de las medidas por el COVID-19.