Una disputa comercial por el coronavirus COVID-19 se da entre Alemania y Estados Unidos luego de que se conociera que el Gobierno estadounidense de Donald Trump intenta comprar la investigación de un laboratorio alemán que esta desarrollando una vacuna para el virus.

La canciller alemana Angela Merkel acusó a Trump de haber intentado apropiarse de un proyecto de vacuna contra el coronavirus y advirtió que hará todo lo posible para que sea desarrollado en Europa, según AFP.

El laboratorio en medio de la disputa es CureVac, ubicado en Tubingen, en el sudoeste de Alemania, que trabaja en una vacuna contra el COVID-19, gracias a subvenciones del gobierno alemán.

El laboratorio afirma estar "a algunos meses" de poder presentar un proyecto para que sea validado clínicamente. Incluso la semana pasada Florian von der Muelbe, director de producción y cofundador de CureVac, dijo a Reuters que la compañía ya estaba trabajando para seleccionar a los candidatos para probar las vacunas y que esperan tenerla lista para junio o julio, luego de lo cual deberá ser aprobada por los reguladores en Europa.

Según el diario Die Welt, Trump intentó atraer gracias a millones de dólares a científicos alemanes que trabajan en una potencial vacuna o conseguir la exclusividad para su país invirtiendo en la empresa.

Un representante gubernamental estadounidense estimó que este asunto era "muy exagerado".

En tanto, CureVac emitió un comunicado para rechazar los rumores de compra e indicar que está en conversaciones con organizaciones y autoridades de todo el mundo. (I)