El precio del crudo ecuatoriano siguió su caída en picada el lunes, arrastrado por la tendencia mundial del WTI (West Texas Intermediate).

Así llegó a niveles que alcanzan a cubrir apenas la mitad de lo presupuestado para el 2020. El barril de WTI para entrega en abril cerró a $31,13. Se trata de una cifra $ 10,15 por debajo de su cierre del viernes.

El crudo internacional que vio afectado sus precios por los efectos del coronavirus vivió su peor etapa luego del fracaso de las conversaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, que no lograron un acuerdo para reducir la producción, para a su vez presionar los precios al alza.

En el caso de Ecuador, la empresa estatal Petroecuador reportó que el precio teórico del crudo ecuatoriano, al 6 de marzo, fue de $37,67, pero aún no ha establecido el precio al 9 de marzo.

Publicidad

Pero se conoce que en la última semana el promedio del diferencial (castigo por calidad del crudo) entre el WTI y el ecuatoriano ha sido de - $5,5. Si se aplicara este diferencial al último precio del lunes, entonces significaría que el crudo ecuatoriano cerró en $ 25,63.

Ese precio es $25,67 por debajo del precio que consta en el Presupuesto General de 2020.

El Gobierno ha mencionado que la pérdida anual de los ingresos para el presupuesto es de $80 millones, por lo que en un solo día podría haber perdido $5 millones por esa caída.

¿Pero cuáles son las salidas de Ecuador frente a este problema? Ayer analistas económicos, petroleros y de la academia, comentaron las opciones.

Carlos Larreátegui, rector de la Universidad de las Américas (UDLA), consideró que ante el desplome del precio del crudo, que impacta en las gasolinas, “es el momento de eliminar los subsidios”.

De igual manera, Walter Spurrier, director de Análisis Semanal, en una entrevista radial aseguró que se debe poner la casa en orden. Entre las opciones estarían la focalización de subsidios, el incremento de impuestos y el achicamiento del gasto fiscal.

Publicidad

Según Fernando Santos Alvite, exministro de Energía, al Ecuador le queda en este momento acogerse a la cláusula de fuerza mayor de los contratos petroleros de largo plazo y explicar a nuestros acreedores (países asiáticos), que debido a los problemas con el crudo y el coronavirus, no podrán entregar de manera temporal todo el petróleo comprometido.

Así, si se libera este crudo, podrán colocarlo a un precio mayor al que pagan las empresas asiáticas y evitar el descuento de la cuota por preventa que generan esos contratos.

El lunes, el presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Patricio Alarcón, pidió al presidente Lenín Moreno que convoque a un consenso nacional entre políticos, trabajadores, grupos sociales, empresarios y académicos para definir el rumbo económico.

Adelantó que parte de la solución estaría en la focalización de subsidios, ajuste de las cuentas fiscales, una reforma a la seguridad social y la liberalización de las áreas estratégicas.

La caída del crudo también llevó ‘a las nubes’ al riesgo país. Ayer, ese indicador, que mide las impresiones de los mercados sobre la posibilidad de un país de honrar sus deudas, subió para colocarse en 2792 puntos, según el Banco Central del Ecuador (BCE).

Solamente en el último mes el indicador subió más de 1700 puntos. El diferimiento de los desembolsos con el Fondo Monetario (FMI) y la propia caída del precio crudo por el efecto del coronavirus fueron factores que incidieron. (I)