El chavismo de ser un gobierno absolutamente controlador en todo pasó a ser una política de libertinaje, apunta el presidente de Conindustria de Venezuela, Adán Celis, en una entrevista con este Diario, en la que cuestiona las medidas que promueven las importaciones en medio de un desorden monetario con dólares o euros sin control en las calles.

En Venezuela hay una creciente dolarización y es vista como un alivio económico, ¿es así?

En Venezuela no existe dolarización, lo que existe es un gran desorden monetario. Dolarización existe en Ecuador, donde se tomó el dólar como moneda oficial del país y con el dólar se hacen todas las transacciones en todos los niveles económicos. En Venezuela no es así, la única dolarización que hay es en el sector transaccional de divisas en efectivo, usted no puede pagar en Venezuela con cheques en dólares, no puede pagar una transferencia internamente con dólares porque eso no existe... No son solo dólares los que están corriendo, también está el euro, el petro...

¿Cómo ve ese avance de la dolarización?

Publicidad

No es algo normal, no hay una norma sino que es el mismo mercado que está imponiendo eso, por lo tanto no crea ningún sentido de confianza, lo que crea son negocios y operaciones menores como estos bodegones donde hay productos importados, pero al final un país no se activa ahí, un país se tiene que activar desde su industria, su sector agrícola, ganadería... pasando por todos los demás sectores, todo el comercio y la industria, eso es lo que genera empleo.

¿Hay más venezolanos con acceso a dólares?

Hay un grupo de la población cercano al 40 % que percibe dólares, el 60 % no usa dólares, por lo tanto ese grupo que recibe remesas o que tiene acceso a dólares es una minoría en relación con el resto del país que no tienen ningún tipo de mejora, todo lo contrario, los productos se están encareciendo porque no son productos hechos en el país, porque la mayoría son importados... Esto que se ve, un espejismo, está ocurriendo en ciudades como Caracas, en el resto de las ciudades hay escasez de servicios públicos, son sectores que trabajan con seis horas de energía eléctrica, en un país petrolero la gente tiene que hacer fila ocho o diez horas para poner combustible a sus vehículos.

¿El chavismo ha flexibilizado las medidas?

En 2018, el Gobierno de ser un Gobierno absolutamente controlador en todo pasó a ser una política de libertinaje. Eliminó de unas 13 000 industrias a algo más de 2600 a principios del año pasado. En 2018 suma como 8288 subpartidas o subproductos que antes tenían que pagar aranceles, los puso a 0. El 26 de diciembre, justo antes de terminar el año, de esas 8288 subpartidas arancelarias, a 5000 volvió a poner aranceles, el 87 % de esos productos eran materias primas y productos intermedios para la industria y la otra parte era maquinaria y equipos, o sea, le está dejando a la industria que tenga que competir con productos importados que no pagan arancel y la industria tiene que agarrar y de paso pagar arancel por sus materias primas; si necesita comprar equipos o repuestos, ahora tiene que pagar arancel.

¿Cuál es la situación de la industria en el país?

Publicidad

Muy grave. Desaparecieron más de 10 000 industrias por 20 años de políticas equivocadas, también se perdieron cantidad de empleos. Venezuela tenía los parques industriales más modernos de Latinoamérica... En vez de buscar que haya emprendimiento, en vez de buscar que florezcan empresas hay más de 130 leyes que controlan las industrias y lo que ha hecho es desincentivar la instalación de nuevas industrias... El modelo es desincentivar la producción nacional y cambiarla por productos importados... En el sector industrial había alrededor de 700 000 puestos de trabajo directo, hoy estamos entre unos 250 000 a 300 000. Alrededor de unos 500 000 se perdieron.

¿Cómo ven los ajustes salariales del chavismo?

Los ajustes salariales que ha hecho el Gobierno al salario mínimo se puede decir que únicamente están yendo al sector público, la industria está muy por encima, el último aumento del salario llegó a 450 000 bolívares, hoy en día dividida a la tasa de cambio le da unos $5 o $6, eso es lo que está percibiendo un trabajador. En los sectores industriales y empresariales, puedo hablar por el mío, el sueldo está mucho más alto, alrededor de los $50. La industria venezolana trabaja hoy en día al 20 % de su capacidad, imagine que tienen el 100 % de gastos pero nada más pueden vender el 20 % de la capacidad que tienen.

¿Cómo se mantienen?

Con mucho amor por lo que hacemos, con mucho arraigo, porque mucha industria que se monta en muchos casos son de segunda y tercera generación y esa industria no es algo que se cierra de la noche a la mañana, es un ser vivo que tiene gente, que tiene familias que dependen de eso, que tiene una tradición y que se ha visto crecer en una época esplendorosa durante 40 y 50 años y sigue adelante, y muchas veces seguimos adelante haciendo cuanto intento se puede imaginar, cambiando procesos, reinventándonos, tratando de hacer todo para continuar teniendo la esperanza de que vengan cambios en Venezuela. (I)

Es una política que en lugar de proponer el empleo nacional lo que está proponiendo es que el empleo se vaya del país, está promoviendo la importación de producto final”, Adán Celis, presidente de Conindustria de Venezuela.