El incremento del impuesto a los consumos especiales (ICE) de 0% a 10% a los planes pospago de telefonía celular de personas naturales representaría unos $100,3 millones de recaudación al fisco.

Asimismo por las fundas plásticas se espera recaudar unos $22 millones en 2020.

El incremento del ICE en cerveza industrial grande llegaría a unos $22,5 millones. Mientras que la no aplicación de deducción de gastos personales para las 10 500 personas que ganan más de $100 000 al año, generaría $ 41 millones, pero recién en 2021.

Esos son los principales rubros que espera el Gobierno de aprobarse la Ley de Crecimiento Económico, presentada con carácter de económico urgente en la Asamblea Nacional, explicó ayer la directora del Servicio de Rentas Internas (SRI), Marisol Andrade, a la par que dio luces sobre las aplicaciones de estos impuestos.

Publicidad

Pese a que ya se han dado una serie de reparos a que se incrementen los costos de telefonía celular, por no tratarse de un consumo especial propiamente dicho, dijo que en este caso se está aplicando la progresividad, pues no se pone este impuesto ni al sistema de prepago ni a la fija. Sí se grava a los planes pospago, pero el pago es acorde a la cantidad contratada.

Para Andrade, a lo largo de toda la ley se han tomado medidas progresivas, en el sentido de que los que más ganan, más aporten. Además, dijo que la ciudadanía está consciente de que todos debemos poner “un grano de arena”, pues el Estado requiere recursos propios.

En su comparencia en la Comisión de Régimen Económico que tramita el proyecto, el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, mencionó que los ciudadanos que están en este segmento representan el 27 % del mercado, y que el 63 % no verá afectada su tarifa.

En cuanto a las fundas plásticas, la norma dice que cada una costará $0,10.

Andrade explicó que en el reglamento se establecerán con más precisión los detalles, pero que se ha pensado que se cobraría este valor en los comercios que tienen dos o más locales.

No se aplicaría el impuesto en el mercado, por ejemplo, en la salchipapería de la esquina. Explicó que lo que se busca con la norma es cambiar el comportamiento del consumidor, que ahora pide funda “hasta por si acaso se desfonda”.

Y que sería deseable que la recaudación en este tema fuese menor, si esta se produce por menor uso del plástico.

Del impuesto al valor agregado (IVA) para plataformas digitales, dijo que se gravará el servicio contratado. (I)